Cómo limpiar los controles inalámbricos de la Xbox 360

Una de las videoconsolas más famosas es la Xbox 360; para su buen mantenimiento es necesario limpiar los controles inalámbricos para que así se pueda jugar con toda precisión.

La Xbox es una de las consolas más compradas a nivel mundial en su gran mayoría por los jóvenes. Su utilización durante muchas horas del día deriva en un desgaste natural del equipo que se manipula. Para limpiar los controles inalámbricos de la Xbox 360 sólo es necesario algodón, alcohol, una tela limpia y toallas de papel.

Pasos para limpiar los controles

  • Elementos como el polvo, la humedad o el sudor de las manos al manipular el juego de la Xbox suelen afectar el funcionamiento de los mismos. Para limpiar los controles inalámbricos lo más aconsejable es retirar las baterías de los controles y, sobre un lugar de trabajo plano, colocar una tela limpia. A continuación se pone un poco de alcohol en un algodón, escurriendo el exceso de líquido, y se procede a pasarlo cuidadosamente por todas las áreas de los controles.
  • Hay que prestar especial atención en las zonas de los botones y las palancas de mando, por lo que se recomienda repetir la misma operación varias veces en estas áreas. Para terminar de limpiar los controles inalámbricos, se toman toallas de papel de cocina y se seca con ellas toda la superficie del control, especialmente aquellos espacios pequeños en donde pueda entrar humedad al interior de los controles.

Recomendaciones adicionales

  • En lugar de utilizar fragmentos de algodón se pueden usar hisopos para llegar a las zonas más difíciles. El área de trabajo para limpiar los controles inalámbricos debe estar libre de bebidas para evitar posibles accidentes, ya que si estos elementos reciben humedad en su interior prácticamente quedarán inservibles. Cuando se esté jugando es mejor mantener comidas y bebidas fuera del área de juego, ya que los controles pueden adquirir un gran porcentaje de suciedad.
  • Se aconseja desarmar los controles cuando se cuente con mucho tiempo libre y pacientemente limpiar el polvo, la grasa y la humedad de su interior con un paño muy limpio y seco. En estos casos hay que utilizar un desarmador Torx T8 con punta hueca para que encaje correctamente en los tornillos torx de seguridad que traen los controles inalámbricos de la Xbox 360, ya que los torx normales no sirven para abrir los controles inalámbricos. Finalmente, para mantener el juego en buen estado hay que limpiar los controles inalámbricos cada vez que se usen siguiendo cada unos de los pasos anteriores.