Cómo limpiar ventanas evitando lesiones en la espalda

La limpieza de las ventanas es una tarea tan ingrata como necesaria, y saber cómo limpiar ventanas sin lesionarse la espalda es posible, con solo mantener ciertas precauciones mientras se limpia

Entre las tareas domésticas que se han de hacer con relativa frecuencia en el hogar se encuentra la limpieza de las ventanas. La complicación fundamental de este trabajo es que, muchas veces, dichas ventanas no suelen ser manejables ni accesibles. Debido a esta complicación, el saber cómo limpiar ventanas de modo correcto, para evitar así lesiones o contracciones en la espalda, es muy importante.

Ventanas que podemos limpiar de pie

  • Algunas ventanas están a una altura tal, que las podemos limpiar de pie. Debemos tener la precaución de mantener la espalda recta mientras limpiamos, para prevenir dolores de espalda. Este es el modo correcto para saber cómo limpiar ventanas que quedan a la altura de la mano.

 

Ventanas bajas

  • Las ventanas bajas se deben limpiar en posición agachada, agachándose sin doblar la espalda. Es recomendable sentanrse en un soporte de pocos centímetros de altura, o en un cojín. También es posible ponerse en cuclillas pero manteniendo la espalda recta. Se tratan todas ellas de posturas correctas para saber cómo limpiar ventanas bajas.

 

Ventanas altas

  • A la hora de saber cómo limpiar ventanas altas, especialmente las que quedan por encima de la altura de la cabeza, el método que se suele emplear con bastante frecuencia es subirse a una escalera larga. Sin embargo, el hacerlo así hace adoptar posturas malas para la espalda, la cual acaba resintiéndose, doliendo y lesionándose.

 

  • El modo correcto de limpiar ventanas es usar una rasqueta limpiadora con vara telescópica. Las venden en droguerías, supermercados y en pequeñas tiendas y bazares, y su precio es asequible.

 

Ventanas que dan al exterior

  • Sacar el brazo por fuera del cristal no es la mejor manera de cómo limpiar ventanas que dan al exterior, pues nos expone tanto a lesiones en la espalda como a caídas. Una rasqueta doblada en L sí es el método adecuado, puesto que nos permite limpiar la ventana manteniendo la espalda recta.

 

  • Sacar las ventanas de su sitio, para limpiarlas y volverlas a poner, no es una buena idea. Al sacarlas es bastante fácil sobrecargar la espalda, pues su peso hace muy difícil manejarla manteniendo la espalda recta. No lo haga si no es estrictamente necesario.