Cómo llegar al Oktoberfest: guía de Alemania

Una planificación previa será de vital importancia para acudir a la cita del Oktoberfest sin tener problemas de alojamiento y viaje.

Este festival, que se celebra entre los meses de septiembre y octubre en las inmediaciones de la ciudad de Munich, acoge cada año a infinidad de turistas que vienen de todos los rincones del mundo. En el Oktoberfest será posible degustar una cerveza mientras se baila al ritmo de la música que nunca cesa o convirtiéndolo en un improvisado carnaval yendo vestido con el Dirndl, disfraz típico alemán.

Volar con todas las comodidades o hacer un viaje inolvidable en coche

Para llegar al Oktoberfest desde cualquier punto de Europa se puede coger un avión de bajo coste. Las compañías más conocidas son Ryanair e Easyjet, que ofrecen vuelos desde cinco euros. Sin embargo, hay que cerciorarse de que las tasas no incrementen demasiado el precio del billete. Otras como Vueling están obteniendo muy buenos resultados como buscadores de vuelos baratos.

 

Imaginarse a uno mismo con sus amigos realizando un viaje a través de las diversas carreteras europeas tiene un toque de rebeldía del que es difícil desprenderse. Ante un viaje de estas características será necesario un aparato GPS, puesta a punto del vehículo para no llevarse sustos y, sobre todo, ganas de vivir una experiencia diferente que culminará con el Oktoberfest.

Alojamiento en Munich y otros datos de interés

En cualquier otra temporada del año encontrar alojamiento en Baviera no debería ser costoso, pero durante el Oktoberfest el precio de hoteles y hostales se dispara por lo que cuanto antes se reserve menos probabilidades de tener que pagar el triple del precio habitual. Asimismo, existen páginas en Internet que reservan parte de las habitaciones de hoteles para clientela internauta.

 

Se recomienda que, una vez en el festival y pasado el momento de la inauguración, se reserve alguna de las muchas carpas que están a disposición de los visitantes con el fin de evitar quedarse sin sitio. Aunque el Oktoberfest se suele relacionar con beber cerveza y comer salchichas, lo cierto es que el ambiente es variado, pudiendo ir acompañado, incluso, de niños.