Cómo llegar al punto G sin pasar por el F

Aunque la fuente principal del placer femenino es el clítoris, existe otro punto erótico que puede generar sensaciones muy placenteras. Veamos entonces cómo llegar al punto G y no perdernos en el intento.

El punto Grafenberg (así llamado por quién lo ha descubierto), más conocido como punto G, es un trocito de tejido diferente al resto que se encuentra en la parte frontal de la vagina a unos cinco centímetros de la entrada y puede producir sensaciones muy placenteras. Muchas mujeres intentan llegar al punto G con resultados infructuosos. Sin embargo, con un poco de práctica, no será tan difícil encontrar este sitio tan erótico.

Con ustedes, el punto G
El punto G tiene el tamaño aproximado de una moneda y, como ya mencionamos, se le puede distinguir debido a la diferencia en la textura de su tejido. Éste resulta ser más esponjoso y suave que el del resto de la mucosa vaginal. Quienes han probado sus beneficios aseguran que su correcta estimulación puede generar fuertes orgasmos. No obstante, llegar al punto G es una tarea que puede llevar su tiempo.

Cómo encontrar este famoso punto
Antes que nada, hay que tener en cuenta que lo ideal para llegar al punto G las primeras veces es explorarse una misma. De nada sirve salir a la búsqueda de nuevas sensaciones en pareja si no conocemos nuestra anatomía primero. Además, la mejor herramienta para llegar al punto G son los dedos y de momento, los propios.

Es necesario estar suficientemente relajada y con la lubricación justa para explorar tu cuerpo. Lo que harás es, introducir tu dedo índice en tu vagina, con la palma de la mano hacía afuera y moverlo como si te estuvieras rascando. Para mayor ayuda visual, imagínate el gesto que haces con ese dedo cuando quieres llamar a alguien, como diciéndole "ven aquí". Notarás un pequeño bulto esponjoso. ¡Ese es el misterioso señor G! Suavemente, le aplicas una leve presión. Es probable que las primeras veces que lo estimules no sientas nada especial. Sin embargo, muchas mujeres afirman que es sólo una cuestión de tiempo disfrutar de los resultados.