Cómo mantener hidratada la piel de un guante de béisbol

La lluvia, el viento, el barro y el propio uso de nuestro guante de béisbol hacen que éste se deteriore, por eso conviene limpiar e hidratar el cuero después de cada uso.

Todo jugador de béisbol siente un aprecio especial por su guante. Es un artículo personal, que normalmente sólo lo utilizamos nosotros y, con el paso del tiempo, acaba incluso adaptándose perfectamente a la forma de nuestra mano. Pero dado que se trata de un deporte de intemperie, el guante de béisbol está expuesto a las inclemencias del tiempo, lo cual perjudica seriamente su conservación. 

Trucos para mantener el guante hidratado

  1. El guante de béisbol está normalmente fabricado en cuero, al menos algunas de sus partes. Este material, aunque es de una gran calidad, tiene la desventaja de que se reseca fácilmente en ambientes húmedos. Por esta razón debemos tener las siguientes precauciones cada vez que utilicemos nuestro guante béisbol.
  2. En primer lugar, cuando lleguemos a casa después de jugar un partido, debemos sacarlo de la bolsa y limpiarlo cuidadosamente. Debemos quitarle los posibles restos de arena o barro; si está mojado, debemos pasarle un paño seco (nunca un secador) y dejarlo en algún lugar cálido para que termine de secarse.
  3. Una vez limpio y seco, podemos aplicarle una capa de grasa de caballo o vaselina. Esto hará que nuestro guante de béisbol se mantenga hidratado hasta que lo usemos la próxima vez.
  4. Finalmente, debemos tener en cuenta que tiene que estar guardado en un lugar seco y sin entrar en contacto con zapatos, botas u otros utensilios que tengan barro o puedan transmitir humedad al guante.

Alternativas al clásico guante de cuero

  • Hoy en día podemos comprarnos un guante de béisbol de otro material distinto al cuero, siendo incluso más económicos que los clásicos. Podemos encontrarlos fabricados con materiales sintéticos o gomas; aunque estos materiales pueden parecer de peor calidad, presentan la ventaja de que soportan mejor las inclemencias del tiempo que los guantes de béisbol clásico. Además son más ligeros y tienen diseños más llamativos.
  • En cualquier caso, si somos personas nostálgicas y queremos conservar el guante de béisbol que hemos utilizado desde niños o que tenemos firmado por nuestro jugador favorito, solamente tenemos que seguir las precauciones mencionada. Otra forma de mantener el guante en el mejor estado posible es no usándolo nunca, pero ésta es una opción mucho menos divertida.