Cómo mantenerse en forma durante el embarazo

Durante el embarazo, no solo no es peligroso hacer ejercicio, sino que es muy recomendable para la salud de la mamá y del bebé.

Uno de los miedos de las mujeres cuando se quedan embarazadas es perder su forma física, no poder quitarse los kilos adquiridos durante el embarazo y pensar que hacer ejercicio durante este periodo puede ser perjudicial para la gestación de su bebé.

Cambios en el cuerpo

Cuando una mujer se queda embarazada debe estar preparada para una serie de cambios que va a ir sufriendo su cuerpo y que nunca antes había sentido, y debe de estar en contacto constante con su médico, sobre todo si hay algún síntoma que pueda hacer peligrar el embarazo.

 

A la hora de empezar a hacer ejercicio debe de pedir consejo personalizado a su ginecólogo, ya que cada caso es diferente, pero si ha sido una mujer que siempre ha realizado deporte no debe de tener miedo de seguir haciéndolo, porque el ejercicio será beneficioso tanto a nivel físico como psicológico.

 

Una gran cantidad de hormonas que afectan al carácter de la embarazada podrán controlarse con el efecto beneficioso de mantener el cuerpo activo, siempre teniendo presente que tipo de ejercicio se va a realizar. No todas las actividades físicas son recomendables para una embarazada.

Qué ejercicios hacer

Una vez que se ha visitado al ginecólogo y ha dado autorización para poder hacer deporte, habrá que elegir qué hacer durante el embarazo y con qué frecuencia. Los estudios dicen que media hora de ejercicio físico al día beneficiarán enormemente a la mujer embarazada.

 

También es muy importante para mantenerse en forma cuidar la alimentación, que esta sea equilibrada y, en caso de hacer ejercicio, mantener el cuerpo siempre bien hidratado antes y después de hacer deporte. Evitar las grasas en exceso y comer mucha fruta y verdura.

 

Andar a buen ritmo es muy recomendable y también los deportes acuáticos, ya que el agua evita los golpes bruscos y tiene un efecto relajante en todo el cuerpo. La bicicleta estática y cualquier otro ejercicio aeróbico son muy recomendables. Se prevendrá la diabetes gestacional, los dolores de espalda, el exceso de peso, el mal humor y el insomnio entre otras cosas.