Cómo medir los versos de un poema

Medir los versos de un poema consiste, básicamente, en contar el número de sílabas que contiene cada línea de texto; para hacerlo, hay que conocer algunas de las normas básicas de la métrica.

Lo primero que hay que saber para medir los versos de un poema, es qué es un verso. Un poema se divide, en primer lugar, en estofas. Estas pueden diferenciarse de forma visual a simple vista, ya que corresponden con la separación en párrafos del texto. Dentro de estas estrofas se encuentran los versos, que son cada una de las líneas que contiene una estrofa.

Forma básica de medir los versos de una estrofa

El primer paso para medir los versos de un poema es contar el número de sílabas que contiene cada línea. Al principio, conviene ayudarse de la pronunciación para marcar el ritmo y saber cómo se separa correctamente cada palabra. Conforme se adquiera soltura y se dominen los distintos factores, la medición se realizará de una forma más fluida, automática e intuitiva.

 

Hay que recordar que, a la hora de contar el número de sílabas de una palabra para medir los versos, es importante dominar las reglas de diptongos e hiatos, ya que estos causan unas rupturas especiales. Un diptongo es una sílaba formada por dos vocales débiles (i, u) que se unen entre sí. Un hiato es la pronunciación separada de dos vocales fuertes (a, e, o).

 

Por último, queda hablar de la sinalefa. Este fenómeno poético se presenta cuando la palabra que estamos midiendo acaba en vocal y la que empieza a continuación lo hace también en vocal. Entonces estas dos sílabas se unen y se cuentan como si se tratase de una sola sílaba. Asimismo, hay que saber que cuando un verso acaba en sílaba aguda se le debe sumar una sílaba más al total; y si por el contrario acaba en esdrújula se le restará una sílaba.

Nociones avanzadas para medir versos

Una vez dominada la técnica básica para medir los versos de un poema, queda conocer la clasificación de este poema según su tipo de métrica. La primera clasificación de la que disponemos es la de arte mayor y arte menor. Si los versos de cada estrofa miden ocho sílabas, o menos, se considerará una creación de arte menor. Por el contrario, si estos versos miden más de ocho sílabas, el poema será de arte mayor.

 

Hay un caso excepcional a la hora de medir los versos y clasificarlos, que es el de los poemas de verso alejandrino. Estos textos están formados por estrofas de catorce versos, pero frecuentemente se presentan divididos en dos partes, es decir, como versos heptasílabos (de 7 sílabas). Es importante conocer este recurso poético para no confundir un poema de arte menor con uno de arte mayor.