Cómo mejorar el rendimiento de la tarjeta de vídeo del ordenador

Para los amantes de la tecnología siempre son útiles una serie de consejos para obtener un buen rendimiento de la tarjeta de vídeo del ordenador.

Uno de los componentes más importantes de un ordenador es la tarjeta de vídeo, ya que si esta funciona de forma incorrecta seguramente causará problemas a la hora de que queramos ejecutar cualquier aplicación que sea muy exigente gráficamente. Por ello, para asegurar un óptimo rendimiento de la tarjeta de vídeo se pueden seguir unos sencillos consejos.

Unas advertencias antes de comenzar
Por muy fáciles que puedan parecer los métodos para mejorar el rendimiento de la tarjeta de vídeo, no es muy recomendable intentarlos si no se posee un cierto nivel de conocimiento sobre ordenadores ya que, de no tenerlo, podría suponer un daño significativo al ordenador. En ese caso, tal vez lo mejor sería dejárselo a un técnico o persona experta en el tema.

Sugerencias sencillas
A veces no es necesario complicarse la vida demasiado para poder incrementar el rendimiento de la tarjeta de vídeo. De una forma muy general, sirven los mismos consejos que se utilizan para mejorar el rendimiento de cualquier otro componente del ordenador, como por ejemplo, tener la versión más actualizada de los controladores de la tarjeta de vídeo o pensar en el uso que se le piensa dar a la tarjeta antes de comprarla.

Modificando la BIOS
Se puede acceder a la BIOS del sistema al reiniciar el ordenador y, antes de que se cargue el sistema operativo, oprimir una combinación de teclas que varía según el fabricante de la tarjeta madre. Por medio del menú de la BIOS se llega a las configuraciones relacionadas con el vídeo, y ya allí se pueden modificar variables como la cantidad de memoria de la tarjeta y otras, que contribuirán directamente a la hora de mejorar el rendimiento de la tarjeta de vídeo.

Utilizando aplicaciones
Buscando en internet se pueden encontrar una considerable cantidad de aplicaciones diseñadas para mejorar el rendimiento de la tarjeta de vídeo. Algunas de ellas no son gratuitas, pero representan una buena alternativa para las personas que no tienen la posibilidad inmediata de cambiar su tarjeta de vídeo por una nueva.

Sobrecalentamiento del procesador
Si ya se logró aumentar el rendimiento de la tarjeta de vídeo, hay una última cosa que se debe de tener en cuenta, que es el sobrecalentamiento de la tarjeta.
Para evitar que pase se le puede adaptar un ventilador de otro procesador. Sin embargo, la mejor opción consiste en no tratar de incrementar el rendimiento de la tarjeta más allá del límite que se considere adecuado.