Cómo obtener una licencia para la investigación universitaria

La asociación de la universidad con empresas privadas suele ser el método más utilizado para obtener una licencia para la investigación.

Normalmente las universidades disponen de pocos fondos o subvenciones que les ayuden a obtener una licencia para la investigación. Para ello se ven en la obligación de recurrir a empresas ya existentes en el mercado o crear nuevas empresas específicas para el proyecto sobre el que se quiere investigar. Otras veces recurren a asesorías que les ayuden a dar a conocer sus investigaciones. De esta manera, las universidades se asocian con empresas con el fin de obtener una licencia para la investigación de diferentes proyectos. Suele ser la parte que se destina en el mercado a I+D. Así las universidades obtienen fondos con los que financiarse y las empresas dan salida a sus investigaciones en forma de patentes, transferencias tecnológicas u otros medios.

Beneficios para las partes

El trasvase de conocimientos de las investigaciones universitarias a través de empresas públicas o privadas radica en ser un referente para la sociedad, ya que la mayoría de ellas ayudan a solucionar muchos de los problemas que se manifiestan en la vida cotidiana. Además, al obtener una licencia para la investigación a través de empresas los beneficios para ambas partes son mayores ya que la inversión en I+D es mínima en comparación con el beneficio que obtendrán una vez se haya comercializado el producto final, esto en el caso de la empresa. En el caso de la universidad es la publicidad la que mueve la transferencia de conocimientos a las empresas.

 

La contratación de universidades por parte de empresas ayuda a minimizar los riesgos en innovación ya que esta labor estaría siendo realizada por expertos. Finalmente, la reputación que las universidades adquieren al trabajar para empresas y solucionar sus desafíos es importante para conseguir clientes que quieran desarrollar sus proyectos a través de las universidades.

Consejos

Antes de asociarse con una empresa con el fin de obtener una licencia para la investigación, la universidad debe tener en cuenta una serie de recomendaciones para que el negocio sea fructífero para ambas partes. Es necesario que la universidad disponga de políticas sobre la privacidad de los proyectos antes de dar a conocer los resultados de las investigaciones en congresos o publicaciones, y sobre los derechos de autor ante la financiación de los proyectos ya sea con recursos públicos o privados.

 

Además,  al obtener una licencia para la investigación, se debe tener muy claro qué porcentaje de los beneficios recibirá cada parte, ya sea la universidad, la empresa, o los académicos. Así como diseñar estrategias de mercado para la comercialización del proyecto y disponer de profesionales capaces de buscar socios capitalistas y de velar por los principios para los que se investiga.