Cómo organizar juegos de piscina para adultos

Las sesiones de aeróbic acuático, los juegos de piscina por equipos y las yincanas adultos son un divertido plan estival pero también la excusa perfecta para fomentar el ejercicio.

Si bien es cierto que los adultos usan las piscinas para refrescarse o simplemente para nadar, en ocasiones a las piscinas acuden grupos de amigos o familias de adultos que prefieren divertirse en grupo con actividades deportivas y lúdicas. En este caso, existe una amplia variedad de ideas para disfrutar de juegos de piscina en grupo.

Sesiones de aeróbic y bailes acuáticos

Especialmente las mujeres presentan cierta preferencia por el aeróbic y los bailes. Estas actividades se pueden realizar también en agua, basta con aprender varios movimientos básicos, como la uve o la caja y acompañarlos de movimientos con las manos (es una buena idea proveerse de pesas de poco peso, es decir, que pesen entre 1 y 2 kilos).

Cuando se hayan dominado los movimientos que inventemos, resulta divertido crear una coreografía con una canción. El aeróbic acuático también se puede utilizar como sesión de calentamiento para otro tipo de actividades posteriores.

Juegos acuáticos de dos equipos

Existen también juegos de piscina de dos equipos que son fáciles de realizar, que fomentan el ejercicio y el juego en equipo y que incluso se pueden adaptar, como el waterpolo y el baloncesto acuático.

Para organizar una partida de waterpolo basta con proveerse dos mini redes y poner cada una a un lado de la piscina y para una partida de baloncesto, si no se tienen pequeñas cestas específicas es fácil construir las tuyas propias: solo hay que obtener dos papeleras de plástico y romper el fondo. Si hay muros que den con la piscina se pegarán a éstos y en caso contrario se aprovechan unos postes.

Yincanas acuáticas

Otra opción divertida para organizar juegos de piscina es hacer pequeños grupos dedos, tres o cuatro personas y organizar una yincana con una serie de pruebas, asignando puntos a los ganadores de cada una de ellas.

Las pruebas pueden ser de los más variadas: hacer carreras de relevos, conseguir realizar figuras bajo el agua o combates por parejas en los que cada uno se monta a caballito en otro y hay que conseguir tirar al agua al adversario que también está sobre los hombros de su compañero. Lo más importante es que las pruebas sean divertidas y que puedan realizarlas todos los integrantes de los equipos.