Cómo organizar la primera fiesta de pijamas de nuestros hijos

Para organizar una fiesta de pijamas para nuestros hijos es importante crear unas reglas, hacer una cena que sea extraordinaria y proponer actividades divertidas para que jueguen.

A nuestros hijos les gusta jugar con sus amigos del colegio y traerlos a casa. Las fiestas en casa son populares entre los chiquillos y en especial la fiesta de pijamas es muy divertida y excitante para ellos. Si nuestro hijo quiere hacer una fiesta de este tipo en casa es importante organizarla adecuadamente.

Establecer unas reglas y dejarlas claras

Lo esencial en una fiesta de pijamas con críos es que sepan respetar unas normas básicas para que no molesten por la noche ni a nosotros ni a los vecinos. Establezcamos un área en la que puedan estar, con colchones en el suelo y almohadas, y una hora de silencio en la que ya no se puede gritar ni cantar para que los vecinos puedan descansar adecuadamente. Hay que decirles a nuestros hijos de manera muy seria que traten de hacer cumplir estas normas básicas a sus amigos cuando estén en la fiesta.

Hacer una cena divertida

Para ser un buen anfitrión en una fiesta de pijamas es importante hacer una buena cena que guste a los críos. Tratemos de preparar platos que sean fáciles de comer y que tengan menos riesgos de crear manchas, como bocadillos o tortillas. Es una buena idea hacer una especie de bufete en una mesa para que los niños los vayan cogiendo sin necesidad de sentarse todos en una mesa, porque si no sería más difícil organizarlos, sobre todo si son muchos.

 

 

Como postre podemos repartir helados o comprar bandejas de pasteles pequeños. También es muy importante que preguntes a las madres de los niños que asistan si tienen algún tipo de alergia o intolerancia alimentaria para no tener problemas.

Organizar actividades divertidas

Intentemos dar ideas a los niños para su fiesta de pijamas. Podemos hacer una selección de películas para que elijan una para verla por la noche. Enseñarles juegos que te parezcan educativos y divertidos o quizás prestarles cartas y juegos de mesa para que jueguen todos a la vez.