Cómo organizar un desfile de moda para recaudar fondos

Organizar un desfile de moda es una tarea fácil en el campo amateur, ya que son varias partes las que pueden verse beneficiadas y sin necesidad de acudir a modelos profesionales.

En todas las épocas de la vida la moda constituye un elemento esencial y genera gran interés por parte de todos. Sin acudir a las grandes pasarelas, organizar un desfile puede ser la excusa perfecta para recaudar dinero, gracias al patrocinio de alguna tienda. Se suelen organizar por ejemplo para conseguir fondos de cara a un viaje de fin de curso, o para reparar la disponibilidad de una asociación de vecinos.

La recaudación

Para organizar un desfile es bueno tener presente primero el tipo de público; si es infantil, adolescente o de adultos. Los usuarios del barrio o del instituto acudirán para saber cuáles son las tendencias que se van a a llevar en una determinada época del año. Es algo más vistoso que ir de compras y pararse ante los escaparates de las tiendas.

 

Por ello, la recaudación viene dada por la asistencia al desfile de numeroso público emparentado con los organizadores. No quiere decir que sean los únicos, pero a un evento sin posibilidad de publicitarse, siempre asegurarán la asistencia los familiares y amigos. Después de un primer desfile se puede ampliar la captación de aficionados a la moda haciendo publicidad.

La organización

Normalmente todas las asociaciones cuentan con un local destinado a los actos públicos, aunque para organizar un desfile haya que acondicionarlo y limpiarlo. Unas simples sillas colocadas, si no se cuenta con graderío, servirán para acomodar a los asistentes. También es muy importante la música, adecuada al desfile y a la edad. Es un elemento esencial para crear el ambiente del acto.

 

Conseguir la ropa prestada es fácil. Como se dijo antes, son muchas las tiendas que quieren que sus vestidos puedan lucirse ante los asistentes de un evento, aunque no sea nada profesional. Todo depende en convencer a los propietarios de que el evento está bien respaldado y organizado, como si se tratara de un desfile profesional.

 

De la misma forma, los modelos no tienen por qué ser profesionales. Para organizar un desfile basta con contar con los amigos o los familiares interesados en ello, y lógicamente tendrán que ajustarse al tipo de moda enseñada a la edad propuesta. Si se cuentan con varias edades, se pueden hacer varias sesiones dentro del mismo desfile, con espacios destinados al descanso.