Cómo participar en la educación de nuestros hijos

Participar activamente en la educación de los niños es una tarea sumamente grata y que además estrecha los lazos de unión familiar entre padres e hijos.

La educación de los hijos comprende un proceso lento y continuo. Por ello, la presencia de los padres a lo largo del mismo es muy importante. Al contrario de lo que muchas personas suponen, la educación no se limita al recinto escolar. Por el contrario, el proceso educativo comienza en el núcleo familiar y se extiende a otras esferas de la vida, incluyendo paulatinamente a nuevos agentes educadores.

El proceso

La educación debe ser considerada como un proceso dinámico, permanente y continuo. Por ello, la misma se imparte desde el nacimiento del niño y no acaba jamás. Aun en la vida como adulto la persona continúa educándose, formándose. Quienes han dedicado su vida al estudio del proceso de la educación, los pedagogos, otorgan un valor sin igual a los padres en este.

 

De acuerdo a estos profesionales, la misma posee una etapa externa, que es aquella en la que se proveen los conocimientos. Por otro lado, coexiste una segunda etapa la interna. En esta última los conocimientos se incorporan a los esquemas mentales existentes y comienzan a utilizarse en la vida. Pero además con los años se van ampliando, descartando u optimizando.

El rol de los padres

Ahora bien, el rol fundamental de los padres se halla en todo el proceso de educación. En primeras instancias, los progenitores son los encargados de dar a conocer el mundo al niño. El entorno cercano será aprendido de la mano de ellos, los valores tales como el respeto, la colaboración, la solidaridad entre otros, nacerán en el seno familiar y se pondrán de manifiesto en la sociedad. Por ello, a esta etapa se la denomina educación primaria.

 

Con el paso de los años, el menor se incluirá en nuevos grupos de interacción además de la familia, en agrupaciones y núcleos sociales como clubs, pandillas, iglesia, entre otras, que jugarán un papel muy importante en el proceso educativo y socializante. Según ratifican los estudiosos en la materia es en estos lugares donde el niño termina de perfilar su rol adulto y social.