Cómo participar en un programa de televisión

Puede acudir a la televisión como simple público del programa o como participante activo en el programa de televisión. Usted decide.

Lo más fácil es participar como público. En cada emisión del programa de televisión que necesita público aparece el teléfono o correo electrónico que permite contactar y solicitar acudir como público en vivo. Si el programa es de mucha audiencia tendrá más problemas en encontrar asiento como público. No se desanime, contacte con el programa de televisión hasta que le respondan.

Las agencias de animadores

Otra forma de participar en un programa de televisión sería a través de las agencias especializadas en públicos, animadores o grupos de fan. Son profesionales que controlan a este público de alquiler, personas que por una dieta no muy elevada acuden al programa de televisión para aplaudir o como figurantes.

 

Si no desea estar las interminables horas de grabación en un programa, pues la mayoría son en diferido, podría ser uno de los guionistas improvisados, actores amateur, personaje invitado o tertuliano de programas de televisión que demanden este tipo de participantes. Repase la programación de las cadenas que ve en su ciudad, son más de los que se piensa los espacios televisivos que ofrecen la oportunidad de participar de forma creativa.

Participar como concursantes en programas de televisión

Los concursos son otra forma de participar en un programa de televisión. En este caso nuestro consejo es que se estudie bien las bases de cada concurso y que se presente solamente a los que se vea más capacitado de conseguir buenos resultados. En época de crisis obtener un premio en metálico, demostrando sus habilidades o su cultura, no es nada desdeñable.

 

Algunos de estos concursos imponen reglas o condiciones que pueden tener que ver con su estado físico. Prepárese o entrene antes de acudir a ellos. También, en cuestiones de derechos de imagen o sobre su intimidad, usted debe saber que los cede a la productora del programa durante lo que dure la emisión. Por eso, si se hace famoso con su ingenio, tenga en cuenta sus derechos de autor y de imagen.