Cómo podemos hacer piruletas en casa

Además de hacer mucha ilusión a los niños, hacer piruletas en casa puede ser algo muy divertido y educativo para ellos.

La receta para hacer piruletas en casa es muy sencilla y rápida de preparar y le dará un toque original y divertido a nuestros postres. Podemos presentarlas a la hora del café en lugar de los clásicos bombones o pastas. Incluso podemos regalarlas o ponerlas en el árbol de Navidad. Puede ser muy divertido hacer piruletas en casa con toda la familia o bien para un cumpleaños.

Piruletas tradicionales
La elección más acertada para hacer piruletas en casa son las tradicionales de sabores. Para elaborarlas necesitaremos 200 gramos de azúcar, 50 ml de jarabe de maíz, 80 ml de agua, una o dos gotas de anís, canela, clavo con aroma de vainilla, unas gotas de colorante para alimentos y unos palitos de plástico o de madera.

 

Comenzaremos hirviendo el azúcar, el jarabe y el agua durante tres minutos a fuego medio en una cacerola. Cuando esté hirviendo subiremos el fuego y, con ayuda de un termómetro, dejaremos hervir hasta que alcance una temperatura de 143 grados. Si se cristalizara el azúcar en la cacerola, debemos remover hasta disolverlo. Cuando alcance la temperatura requerida, lo pasaremos rápidamente a otra cacerola fría para detener la cocción. A continuación añadiremos el aroma y el colorante elegido y mezclaremos hasta que tenga una textura y color homogéneo.

 

Colocaremos con ayuda de una cuchara unos cuatro centímetros de la mezcla en una bandeja previamente aceitada. A continuación insertaremos el palito con cuidado de no deshacer la piruleta. Dejaremos enfriar a temperatura ambiente al menos durante dos horas. Por último, envolveremos cada piruleta en papel celofán y lo conservaremos en un recipiente hermético a temperatura ambiente durante un mes.

Piruletas de chocolate
Para hacer piruletas de chocolate necesitaremos unos palitos de madera, una tableta de chocolate negro o chocolate con leche, crocanti, fideos de colores, coco rallado, semillas de sésamo y cualquier otro ingrediente que se nos ocurra.

 

Lo primero que debemos hacer es colocar los palitos de madera en papel de acetato o papel de horno. A continuación fundiremos el chocolate en el microondas hasta que tengamos una salsa ligera. Pondremos una cucharada del chocolate fundido en el papel de horno, procurando que no nos quede muy gruesa y le daremos forma (redonda, cuadrada o de muñecos, entre otras).

 

Para la decoración, podemos salpicar las piruletas con el crocanti, los fideos de colores, el coco rallado y todo lo que se nos ocurra. Dejar enfriar sobre el papel de horno y posteriormente terminaremos de solidificar nuestras piruletas en la nevera durante al menos dos días.