Cómo preparar berenjenas rebozadas

La clave infalible para unas berenjenas rebozadas perfectas está, sin duda, en el punto crujiente del rebozado, convirtiéndolas en un entrante o complemento ideal para carnes.

Gracias a su alto contenido en vitamina E y ácido oleico, el consumo de berenjena es altamente beneficioso para nuestra dieta diaria. Las berenjenas rebozadas son una alternativa ideal como acompañamiento, además de un plato sano, económico y de estupendo sabor, que en apenas veinte minutos podemos elaborar con éxito si aplicamos el truco para para conseguir el rebozado perfecto.

Preparar las berenjenas

Necesitaremos dos berenjenas frescas (lisas, brillantes y duras al tacto). Después de lavarlas bien, las cortamos en rodajas gruesas y las colocamos en un recipiente con agua y sal durante al menos una hora. De esa manera soltarán el exceso de agua y evitaremos que amarguen.

 

Escurrimos y secamos con papel de cocina. Pasamos por huevo batido y harina como en cualquier rebozado. Freímos en aceite muy caliente y dejamos escurrir sobre papel de cocina. Ya tenemos nuestras berenjenas rebozadas listas para comer.

 

El rebozado perfecto

Para que las berenjenas rebozadas queden crujientes y esponjosas podemos añadir al rebozado una cuchadarita de levadura en polvo. Un poco de perejil picado mezclado con la harina o una cucharadita de sésamo espolvoreada encima cuando aún están calientes, le darán un toque diferente.

 

También es importante no apilarlas una encima de otra sobre el papel del cocina y servirlas lo más calientes posible. Aunque pueden conservarse en la nevera y calentarse en el microondas, es preferible comerlas recién hechas.

 

Una presentación de postín

Las berenjenas rebozadas suelen servirse como acompañamiento, pero también pueden ser un aperitivo gratinándolas con queso o acompañadas de pimientos fritos. Para ocasiones especiales, un montadito de berenjena puede dar a nuestra mesa un toque de lo más original: coloca una loncha de berenjena sobre una tostada, añade queso de cabra y remata con mermelada de frambuesa.

 

Sea como sea, las berenjenas rebozadas nos servirán como complemento a nuestras carnes o pescados favoritos y como un entrante delicioso cuando no tengamos demasiado tiempo para cocinar.