Cómo preparar crema de champiñones

La crema de champiñones es un primer plato ideal, pues es económico, fácil de preparar y se puede servir caliente o frío, según la estación del año en la que estemos.

Las cremas y los purés de verduras son un entrante excelente, pues son un plato nutritivo, saciante y apropiado para toda la familia. Una de las cremas más conocidas y apreciadas en la gastronomía es la de champiñones, pues es muy agradable al paladar y se puede combinar con infinidad de ingredientes, enriqueciendo aún más su sabor.

Ingredientes (para cuatro personas)

Para elaborar esta deliciosa receta necesitaremos 500 gramos de champiñones, dos cebolletas, seis ajos tiernos, tres tomates maduros, una zanahoria, un litro y medio de caldo de verduras, una ramita de tomillo, tres cucharadas de aceite de oliva y sal. Para la picada utilizaremos 20 gramos de almendras tostadas y un diente de ajo.

Elaboración del plato

Para empezar a preparar esta nutritiva crema de champiñones, pelaremos las cebolletas, las picaremos y las sofreiremos en una cazuela hasta que estén transparentes. A continuación, añadiremos la zanahoria pelada y cortada en daditos y, cuando empiece a estar blanda, incorporaremos los ajos tiernos troceados. Al cabo de dos minutos, agregaremos los tomates picados, sin la piel y las semillas, y la ramita de tomillo.

 

Luego, limpiaremos bien los champiñones con la ayuda de un trapo húmedo, los cortaremos en láminas finas y, cuando se haya evaporizado el agua que desprenden los tomates, los añadiremos a nuestra cazuela, reservando algunas láminas para decorar. Dejaremos cocer todo a fuego lento durante seis minutos, removiendo de vez en cuando. Entonces, verteremos el caldo de verduras, taparemos la cazuela y esperaremos veinticinco minutos más.

 

Seguidamente, preparemos la picada, triturando el ajo y las almendras en un mortero, la añadiremos a la cazuela y lo dejaremos cocer todo durante cinco minutos. Pasado este tiempo, trituraremos la crema con una batidora, la colaremos, rectificaremos de sal y la serviremos, decorándola con las láminas de los champiñones reservados. Si se desea que la crema quede más suave, se puede añadir un chorrito de nata líquida, después de haber triturado todos los ingredientes.