Cómo preparar crema de tomate para el verano

La crema de tomate es un entrante fresco, que nos proporciona gran cantidad de vitaminas y otros oligoelementos necesarios para mantener una alimentación sana y equilibrada.

Con tomates maduros, cebolla ,puerro, patatas, nata, aceite de oliva y sal, se logra elaborar una exquisita crema de tomate, que además se puede enriquecer con quesitos cremosos, para así elevar su nivel nutricional a la par que aumentar su cremosidad

Ingredientes necesarios para cuatro personas

Para elaborar la crema de tomate se precisa reunir un kilo de tomates muy maduros, es decir, que se aplasten cuando se les aprieta ligeramente con los dedos, se les suele reconocer en el mercado por su intenso color rojo, y suelen estar rotulados como tomate maduro o tomate para guisar; una cebolla roja grande, dos patatas medianas, un puerro, 200 mililitros de nata, dos cucharadas soperas de aceite de oliva y una pizca de sal.

Procedimiento de elaboración

Para preparar la crema de tomate es preciso lavar muy bien los ingredientes, pelar las patatas y los tomates y cortarlos en trozos muy pequeños, de apenas medio centímetro de grosor, aproximadamente. Un truco para lograr pelar los tomates más fácilmente es meterlos un minuto es agua hirviendo y enfriarlos después con agua fría, éste proceso hará que la piel se les desprenda muy fácilmente.

 

En el fondo de una cacuela de tamaño mediano se vierten las dos cucharadas soperas de aceite de oliva y se rehoga la cebolla y el puerro, hasta que doren. Tras ello se agregan los trozos de patata y tomate, y se añade agua hasta cubrir los ingredientes, pero sin sumergirlos en exceso.

 

Sin sacarlos de la sartén, se deja cocer a fuego medio durante 40 minutos, removiendo de vez en cuando para evitar que los ingredientes se agarren al fondo de la sartén. Para ello, lo adecuado es emplear una cuchara de madera, para no rallar el fondo del recipiente.

 

Se puede añadir un quesito tras la cocción, para dar más cremosidad al plato, removiendo para que se funda y se homogeneice. Finalmente, se pasa por el pasapuré, se añade la nata, se remueve y ya está listo para tomar.