Cómo preparar las judías para que le gusten a los niños

A pesar de que su consumo es muy recomendable las judías no suelen ser del agrado de los niños. Pero “disfrazarlas” con queso, salsas y otras variantes puede convertirlas en uno de sus platos favoritos.

El consumo regular de verduras como las judías es imprescindible en la dieta de los más pequeños. Existen muchas y muy variadas formas de prepararlas de forma que resulten atractivas y divertidas para los más pequeños. En crema, gratinadas, o en salsa son tres formas de presentarlas que encantarán a nuestros hijos.

En crema, una opción muy nutritiva

Esta es una sencilla crema de judías que suele gustar mucho a los niños, ya que el sabor que predomina es el del queso. Para elaborarla empezaremos hirviendo un cuarto de judías y un par de patatas cortadas en dados en una olla amplia de modo que el agua llegue justo por encima de las patatas.

 

Transcurridos veinte minutos apagamos el fuego, añadimos cuatro quesitos y mezclamos con la batidora hasta obtener una crema homogénea. Por último, un chorrito de crema de leche le dará un toque más suave y agradable. Puede servirse con unos picatostes de pan tostado.

Con jamón en salsa de tomate

Para este plato necesitaremos un cuarto de judía perona cortada en trozos pequeños, una cebolla, 100 gr de jamón serrano en tiras y salsa de tomate. Para empezar hervimos las judías con un poco de sal. Una vez cocidas, escurrimos y reservamos.

 

Mientras tanto, hacemos un sofrito a fuego lento con la cebolla, el tomate y las tiras de jamón. Por último, mezclamos todo y rehogamos durante unos cinco minutos. Si los niños son muy pequeños, puede sustituirse el jamón serrano por jamón york, y la salsa de tomate por tomate rallado natural.

Gratinadas con bechamel

En este caso las judías pueden servir como plato único lo que nos ahorrará un tiempo considerable en la cocina. Para su elaboración hervimos un cuarto de judía perona cortadas en trozos medianos y reservamos. Al mismo tiempo hacemos un sofrito con mantequilla, una cebolla picada y un ajo.

 

Cuando el sofrito esté listo, añadimos las judías y cocinamos unos minutos. A continuación cubrimos con salsa bechamel, espolvoreamos con queso rallado tipo emmental y gratinamos de cinco a siete minutos.