Cómo preparar las oposiciones a notario: consejos básicos

Las oposiciones a notario es una de las pruebas eliminatorias al funcionariado público más duras, por lo que exige una preparación y una concentración integral que puede durar hasta los 9 años de estudio.

Los notarios son funcionarios cuya firma e intervención otorgan a los documentos privados carácter público y legal. Tienen la potestad de conferir fe pública sobre cualquier tipo de documento público o privado y ejercen también como asesores y custodios de procesos legales. Es una profesión que goza de un gran prestigio social, por eso las oposiciones a notario son de las más duras, complicadas y anheladas por los estudiantes de derecho.

Condiciones para acceder a las oposiciones a notario

Para acceder a las oposiciones a notario se deben cumplir varias condiciones previas a la presentación de las instancias y de las pruebas selectivas. El futuro opositor debe ser mayor de edad y, una vez conseguida la oposición, tener como mínimo 23 años. Debe tener la nacionalidad española o de cualquier estado miembro de la Unión Europa, siempre y cuando no tenga ningún tipo de incapacitación o inhabilitación legal como ciudadano ni como futuro profesional de notaria.

 

La ley general exige que los aspirantes a las oposiciones a notario tengan como mínimo una licenciatura en Derecho o un doctorado, aceptando también un título de la misma licenciatura universitaria o grado superior de cualquiera de los estados miembros de la Unión Europa, siempre y cuando acrediten su homologación y reconocimiento titular por parte del Ministerio de Educación y Cultura de origen y la aceptación por parte del ministerio español.

Estudio y preparación

Los estudiantes de las oposiciones a notario emplean de media nueve años de estudios para conseguir la plaza, aunque algunos ni siquiera lo consiguen. Se recomienda estudiar una media de diez horas todos los días de la semana excepto uno, dejándolo para el descanso y para desconectar de los estudios dada su compleja intensidad. La vida de los aspirantes a notaria debe ser tranquila, con un ambiente de estudio idóneo que permita pasar largas temporadas estudiando, con acceso a los textos legales y a Internet para consultar dudas.

 

Muchos aspirantes a oposiciones a notario acuden a preparadores que les guían y les controlan el ritmo de estudios. Ante el volumen de temas de estudio es necesario tener supervisión profesional que al mismo tiempo asesoren y corrijan defectos en las rutinas de estudio o retrasos en el temario. Dado que la oposición comprende tres ejercicios distintos como el dictamen, el oral y el escrito, cada etapa del estudio debe ir enfocado a esa preparación específica.