Cómo preparar los gofres mas originales para los niños

Los gofres son un delicioso postre originario de Bélgica, protagonistas de las mas suculentas meriendas, frios o calientes son una auténtica delicia.

Los gofres son, sin duda, uno de los dulces favoritos de los niños. Las posibilidades a la hora de prepararlos son infinitas y los sabores se adaptan a todos los gustos. Con un poco de imaginación es posible hacer gofres muy ricos y originales que encantarán a los más pequeños.

Cómo hacer nuestros propios gofres en casa

Hacer este delicioso postre en casa es muy fácil y rápido. Para empezar necesitaremos una plancha para gofres o gofrera, las hay de diferentes tamaños y formas y son muy fáciles de encontrar. Lo ideal es elegir los moldes más divertidos con formas de animales o estrellas.

 

Los ingredientes son muy sencillos, solo hay que mezclar 70 g de levadura en 300 ml de leche, a continuación mezclamos 750 gr de harina tres huevos, dos yemas, una pizca de sal, dos cucharadas de vainilla o en su defecto canela y 500 gr de azucar. Lo dejamos reposar media hora y añadimos la mantequilla y el azúcar. Se amasa todo muy bien y se extiende una cucharada de la mezcla en la gofrera caliente. Solo queda rellenarlos con lo que más nos guste.

Gofres divertidos para los niños

Existen miles de formas de rellenar estos dulces, lo ideal es darles un toque divertido y original para hacerlos mas apetitosos. Una de las opciones es rellenarlos de helado, podemos rellenar una mitad de helado de chocolate y otra mitad de helado de vainilla, lo adornamos con trozos de cacahuetes o avellanas y estarán para chuparse los dedos.

 

Otra opción deliciosa es rellenarlos con frutas silvestres como fresas o moras y servirlos con una deliciosa capa de salsa de chocolate caliente, además de tener un sabor exepcional, conseguiremos que los niños coman fruta por lo que es un complemento ideal para usarlo como relleno.

 

Hay muchos ingredientes que podemos usar como complemento. Fideos de chocolate o de colores, natillas, salsa de chocolate blanco, mermelada, caramelo, nata montada o guindas. La diversidad de colores o sabores permiten realizar una auténtica colección de gofres que harán las delicias de los niños