Cómo preparar magdalenas de frutas caseras

Las magdalenas de frutas son una óptima alternativa a las tradicionales, ya que servirán para integrar en nuestra dieta todo tipo de frutas, convirtiéndolas en un alimento más sano y nutritivo.

Las magdalenas son un alimento muy versátil, ya que se pueden preparar con diferentes ingredientes que variarán su sabor y le darán un toque único y original. Por ejemplo, se pueden preparar magdalenas de frutas, de chocolate, rellenas e, incluso, magdalenas integrales. Además, cualquier tipo de magdalena puede ser una excelente opción para un desayuno, una merienda o un delicioso postre.

Ingredientes (para cuatro personas)

Los ingredientes necesarios para elaborar unas ricas magdalenas de frutas son: 360 gramos de harina, 105 gramos de azúcar moreno, 125 mililitros de nata para montar, 125 mililitros de leche, 80 mililitros de aceite de oliva suave, 40 gramos de mantequilla, 200 gramos de cerezas, dos huevos, dos cucharadas de levadura en polvo y una cucharada de azúcar avainillado.

Elaboración del plato

Para empezar a preparar nuestras magdalenas de frutas, lavaremos las cerezas, las secaremos bien, eliminaremos sus rabitos y las partiremos por la mitad para eliminar el hueso. Luego, las cortaremos en cuartos.

 

A continuación, pondremos los huevos en un bol grande, los batiremos, y les agregaremos la nata y la leche, mezclándolo todo bien. Entonces, añadiremos la harina tamizada, es decir, pasada por un colador, la levadura en polvo, el azúcar moreno, el azúcar avainillado, el aceite de oliva y la mantequilla, previamente derretida, y lo batiremos todo con unas varillas hasta obtener una masa lisa y homogénea.

 

Seguidamente, agregaremos las cerezas troceadas y volveremos a mezclar todo bien hasta que las cerezas queden bien repartidas por toda la masa. Luego, distribuiremos doce moldes de papel rizado, típicos para hacer magdalenas, sobre una bandeja de horno y, con la ayuda de un cucharón verteremos en ellos la mezcla, llenándolos hasta la mitad.

 

Para finalizar, introduciremos los moldes en el horno, precalentado a 200 grados, y coceremos nuestras magdalenas de frutas durante unos veinte o veinticinco minutos, hasta que su superficie esté dorada. Una buena manera de conservar las magdalenas una vez se hayan enfriado consiste en guardarlas en un recipiente de lata herméticamente cerrado, donde se mantendrán como recién preparadas durante tres o cuatro días.