Cómo preparar una crema de calabacín

La crema de calabacín es un plato sencillo de hacer y ligero de digerir, se trata de una opción más para comer calabacín de una manera diferente.

La crema de calabacín, además de ser un plato delicioso, es de fácil y rápida preparación, ya que no nos llevará más de 20 minutos cocinarlo. Para ello, necesitaremos un kilo de calabacines, un par de patatas, una cebolla, ajo, un poco de puerro, queso fundido en porciones, caldo de pollo, nata líquida, leche y sal.

Preparación tradicional

  • Para preparar nuestra crema de calabacín, en primer lugar, pelaremos los calabacines y los trocearemos en finas rodajas y, para que la crema resulte más espesa, también pelaremos un par de patatas de tamaño medio. Mientras tanto, sofreiremos en una olla una cebolla y, si queremos darle un toque de sabor, un puerro cortado fino.
  • Una vez la cebolla y el puerro parezcan transparentes, añadiremos los calabacines y las patatas, también cortadas en finas láminas. Para que el resultado sea más sabroso, podemos incorporar un ajo troceado. Sería conveniente en ese momento añadir un poco de agua y dejar cocer unos pocos minutos con olla tapada.
  • Cuando esté todo cocido, lo trituramos con la batidora e iremos añadiendo caldo de pollo, hasta que quede una mezcla fina. Entonces, echaremos los quesitos, que junto con el vaso de nata líquida que verteremos a continuación, darán al plato el aspecto cremoso. A la hora de servir, podemos complementar esta crema con unos picatostes.

Preparación con microondas

  • Otra manera de preparar esta crema de calabacín con rapidez es cocinarla en el microondas. Para ello, colocaremos en una fuente honda apta para microondas el kilo de calabacines, cortado en finas rodajas, una cebolla, y un par de ajos bien picados. Se echa un chorrito de aceite, un poco de sal y se tapa el recipiente con film transparente, el cual agujerearemos.
  • Lo dejaremos cocer durante 15 minutos a máxima potencia, tiempo tras el cual, lo extraeremos del microondas y añadiremos los quesitos en porciones y la nata. Finalmente, lo trituraremos todo con la batidora hasta conseguir la crema a nuestro gusto, que en caso de quererla más líquida, se puede añadir leche.