Cómo preparar una ensalada de tomate y pepino

La ensalada de tomate y pepino es un plato fresco que apetece en verano y permite alimentarse correctamente de un modo muy refrescante.

En época estival las ganas de cocinar son pocas, pero ello no es incompatible con comer bien, pues existe la posibilidad de disfrutar de una ensalada de tomate y pepino, que se prepara de forma muy rápida y sencilla con tan solo tomates, pepinos y algo de aceite, vinagre y sal.

Ingredientes necesarios para cuatro comensales

Para elaborar una ensalada de tomate y pepino para cuatro personas se requiere reunir cuatro tomates de gran tamaño, que no estén verdes, pero que se mantengan firmes al tacto, cuatro pepinos grandes, tres cucharadas soperas de aceite de oliva, una cucharada de vinagre y una punta de cuchillo de sal común.

Elaboración de la ensalada

Es preciso lavar bien los tomates y trocearlos en cachos de tamaño mediano. Una manera de conseguirlo es cortar el tomate en dos y cada mitad en otras dos partes, y cada parte en cuatro partes. Se toman los pepinos y se pelan, bien con un cuchillo, o con un pelador de fruta y verdura. La ventaja del pelador es que corta muy fino y así apenas se pierde parte aprovechable del pepino.

 

Se trocea el pepino en rodajas, y cada rodaja se parte en dos por la mitad. Tras ello se toman los trozos de pepino obtenidos y se mezclan en un bol de tamaño grande, al menos de cinco litros de capacidad, junto con los de tomate anteriormente elaborados.

 

Finalmente, con el aceite, el vinagre y la sal se procede a aliñar la ensalada de tomate y pepino, agregando en primer lugar el aceite, tras lo cual se remueve la ensalada con la ayuda de un par de tenedores, luego el vinagre, y por último la sal, procediendo a remover de nuevo toda la mezcla, con el objetivo de lograr la distribución homogénea del aliño sobre todos los trozos de tomate y de pepino en la ensalada de tomate y pepino. Se puede usar cualquier vinagre que se desee, normal, balsámica, de orujo, e incluso de frambuesa.