Cómo organizar una fiesta de pijamas para adolescentes

La fiesta de pijamas puede llegar a ser en una muy buena opción para los adolescentes que buscan nuevas alternativas de entretenimiento de una manera segura e íntima con su círculo más cercano de amigos.

Cuando se quiere pasar por momentos agradables y divertidos con los amigos no necesariamente se necesita salir de la casa, ya que la fiesta de pijamas puede llegar a convertirse en una velada inolvidable. Es sabido que frecuentemente este tipo de celebraciones es utilizada por el género femenino; no obstante los varones también pueden encontrar en la fiesta de pijamas una forma para reunirse que sin duda recordaran toda la vida.

Lo que se debe tener en cuenta

Lo primero que hay que considerar en una fiesta de pijamas es que solamente tiene que estar enfocada al círculo de amigos más íntimos, pues obviamente todos los asistentes deben utilizar solo un pijama para todo el encuentro y el ambiente que se generará ha de ser de confianza.

 

Para que la cita tenga momentos divertidos para recordar en el futuro, suele ser interesante preparar una serie de juegos desde los clásicos juegos por equipos hasta ruedas de preguntas personales que darán lugar a conversaciones entretenidas de intercambio de experiencias.

 

El lugar más recomendable para hacer este tipo de celebración es una habitación (la del organizador de la fiesta) cómoda, amplia y acogedora, para que así los invitados se sientan a gusto. Para lograr todo esto es importante ambientar el lugar con algunos elementos habituales en este tipo de eventos, los cuales podrían ser almohadas de colores, televisión con videos de karaoke, videos entretenidos o de terror, equipo musical, globos, juegos de mesa, refrescos y golosinas.

Una forma diferente de entretenimiento

Los jóvenes ven este tipo de reuniones como una oportunidad para divertirse con sus amigos sin tener mayores conflictos con sus padres, pues estos muchas veces no autorizan con facilidad las salidas de sus hijos fuera de la casa, ya que ven la calle como un peligro que tiene un índice de inseguridad muy alto. Por esto la fiesta de pijamas es una celebración sana que realizan los jóvenes y que su principal motor es la conversación, el aumentar la confianza y fomentar el cariño y la amistad con los pares.

 

Este tipo de encuentro puede llevarse a cabo a cualquier edad y no necesariamente tiene que ser vista como una celebración para adolescentes, pues es muy recomendable para los adultos e incluso para la gente mayor, ya que de esta manera pueden volver a fortalecer vínculos que, con el pasar de los años, se han ido perdiendo.