Cómo preparar una langosta para un evento importante

La langosta es un marisco de carne suculenta y delicada, con el que se pueden elaborar múltiples platos que darán un toque distinguido a cualquier banquete de celebración.

La langosta, al igual que el resto de mariscos, es un alimento bajo en grasas y rico en zinc, fósforo y magnesio, así como con un alto contenido de yodo. Su consumo habitual resulta beneficioso para nuestro organismo, ya que regula el colesterol y fortalece el sistema inmunitario.

Ingredientes

 

  • Para elaborar este delicioso plato para cuatro personas necesitaremos dos langostas de, aproximadamente, un kilo cada una, 30 gramos de mantequilla, 30 gramos de harina, doce gramos de trufa negra, medio litro de leche, una copita de brandy, dos yemas de huevo, unos granos de pimienta negra, pimienta negra molida, nuez moscada, unas hojas de laurel y sal.

Elaboración del plato

 

  • El primer paso para preparar esta receta consiste en llenar una cazuela con agua, aromatizarla con unas bolitas de pimienta negra y unas hojas de laurel, y llevarla a punto de ebullición. Entonces, añadiremos un buen puñado de sal e incorporaremos las langostas. Cuando el agua vuelva a hervir, calcularemos unos doce minutos de cocción, escurriremos las langostas y las sumergiremos en un bol con abundante agua fría con hielo para detener rápidamente la cocción.
  • A continuación, cogeremos un cuchillo bien afilado y seccionaremos las langostas longitudinalmente por la mitad, empezando por el cogote en dirección a la cola y, luego, desde el cogote hacia el morro. Seguidamente, limpiaremos las cabezas, extraeremos la carne de la cola, la cortaremos en rodajas grandes y reservaremos el caparazón.
  • Posteriormente, elaboraremos una bechamel. Para ello, fundiremos la mantequilla en una cacerola, agregaremos la harina y la tostaremos durante un minuto. Cuando la mezcla haya cogido un poco de color, añadiremos la copita de brandy, incorporaremos la leche hirviendo, poco a poco y sin dejar de remover, sazonaremos con sal, pimienta y un poco de nuez moscada y dejaremos que la salsa espese.
  • Cuando haya cogido una buena textura, retiraremos la cacerola del fuego, agregaremos, sin parar de remover, las dos yemas de huevo y la trufa negra picada. Si se desea, se puede dejar alguna lámina entera para decorar.
  • Finalmente, dispondremos un poco de bechamel en los caparazones, agregaremos las cola de la langosta cortada, cubriremos con más bechamel y lo gratinaremos todo en el horno unos minutos.