Cómo prepararse para hacer escalada de paredes

Hacer escalada requiere de una preparación física muy específica y, también, de materiales deportivos para practicar este deporte que den la seguridad necesaria al escalador.

Imaginarse colgado de la pared de una montaña, con todos los sentidos puestos en llegar a la cima, concentrado en cada movimiento y disfrutando de panorámicas que, de otra forma, no serían posibles, son sensaciones que pueden convertirse en realidad aprendiendo a prepararse para hacer escalada de paredes.

Preparación física

Numerosas paredes dispuestas con vías de escalada se encuentran repartidas por todo el territorio nacional. Estas vías facilitan la escalada, pues son como el sendero a seguir y, además, hay de diferentes dificultades. Si se está empezando a hacer escalada, mejor comenzar con vías de dificultad baja.

 

Antes de enfrentar por primera vez la pared de una montaña, conviene entrenarse y conocer las técnicas de escalada en un rocódromo con monitores especializados. Un rocódromo es una asimilación de pared de escalada, con diferentes vías de ascenso listas y con todo el material necesario para iniciar la ascensión, además de con todo el asesoramiento necesario de gente especializada.

 

El entrenamiento debe basarse en una tonificación general del cuerpo físico, de toda la musculatura pero incidiendo especialmente en ejercicios para desarrollar la fuerza en dedos y antebrazos. Correr, hacer bicicleta, abdominales, saltos, sentadillas, ayudarán al escalador a mejorar su condición física y, para manos y antebrazos, subir por cuerda y apretar con los dedos ciertos aparatos específicos que los fortalecerán.

Preparación de material

Aunque existe una modalidad para hacer escalada, denominada escalada libre, donde solo se utilizan, a veces, casco y zapatos muy adherentes, esta disciplina solo es recomendable para expertos escaladores debido a su peligrosidad. Para los principiantes mejor entrenarse en un rocódromo, o en rocas con vías fáciles, y que no estén precisamente en montañas, a veces, rocas solitarias en el suelo pueden servir para empezar.

 

El material para escalada de paredes consiste básicamente en un calzado especial denominado pies de gato, que es muy adherente. El arnés que lleva puesto el escalador y es donde se sujetan las cuerdas especialmente homologadas que lo sujetan y dan seguridad en caso de caída.

 

Los mosquetones, que son anillos de seguridad, los aseguradores como el grillo que se bloquean automáticamente, parando la cuerda en caso de caída, descensores como el ocho y cordinos que son cuerdas de diferentes tamaños para llevar herramientas, son diferentes materiales para hacer escalada que hay que aprender a utilizar para convertirse en escalador.