Cómo prepararse para ser un corredor de fondo

Para participar en carreras de larga distancia, que van desde 5 hasta 42 kilómetros, el corredor de fondo debe tener una mínima preparación para poder llegar a la meta.

El corredor de fondo debe basar su preparación en una mínima disciplina para poder conseguir la meta a alcanzar. El cuerpo tendrá que acostumbrarse a un gran esfuerzo y durante largo tiempo, por eso es muy importante la fase de entrenamiento.

Comenzando la preparación

No es necesario haber sido un gran atleta para poder prepararse como corredor de larga distancia, con unas pequeñas pautas y en poco tiempo se pueden notar los resultados, pero se necesita constancia. En un mes de ejercicio continuado es posible convertirse en corredor de fondo.

 

Para comenzar a entrenar se debe adquirir una ropa adecuada y cómoda que nos permita estar durante largos períodos de tiempo corriendo sin causarnos molestias. Existe ropa específica para corredores de larga distancia en tiendas deportivas. La parte más importante es la del calzado, que deberá ser cómodo y ligero.

 

En cuanto a la alimentación, la base de un corredor está en los hidratos de carbono como pasta, arroz, patatas o cereales integrales, y en la eliminación de los alimentos fritos y la llamada comida rápida. Para perder peso se debe entrenar en la mañana y más de 45 minutos.

Entrenamiento semanal

El corredor de fondo debe entrenar con regularidad, pero también tiene que respetar los días de descanso. Con cuatro o cinco días de entrenamiento y dos o tres de reposo a la semana el cuerpo podrá reponer fuerzas. En estos días de reposo se pueden hacer otras actividades complementarias para su entrenamiento, como senderismo o bicicleta.

 

La base del entrenamiento está en la carrera continua y suave que permitirá al atleta acostumbrar su cuerpo a esfuerzos continuados, a un descenso en las pulsaciones del corazón y al aumento en la resistencia. La clave está en salir a correr los días señalados a la semana un mínimo de 45 minutos, que podrán ir aumentando progresivamente.

 

Los estiramientos musculares antes de comenzar a correr son fundamentales, así como el desarrollo muscular general por medio de otro tipo de ejercicios, como el gimnasio. Al mejorar nuestro fondo, después del primer mes, se puede introducir en el entrenamiento las series cortas y repetidas, en las que se aumenta el ritmo de carrera para después disminuirlo. Con esta técnica el corredor de fondo podrá ser cada vez más rápido y resistente.