Cómo prevenir infecciones de transmisión sexual.

El preservativo no es simplemente un método anticonceptivo, sino la forma única y más efectiva de prevenir infecciones venéreas transmitidas durante el acto sexual.

Hoy en día existen numerosos fármacos y productos accesibles a todos los usuarios para poder disfrutar del sexo sin temor a un embarazo no deseado o a contraer una enfermedad de transmisión sexual. Sin embargo, no todos se encargan de prevenir infecciones, en este sentido, el preservativo es por el momento el método de uso más cómodo y que previene mayor número de problemas.

 

Qué son las ETS

Son patologías que se contraen exclusivamente por contacto sexual entre una persona infectada y una persona sana. Esta infección ocurre debido a que, el virus o la bacteria causante, entran en contacto con las mucosas de la vagina o de la boca. En caso de entrar en contacto con el ano, la infección suele darse por micro-heridas que se producen durante el acto sexual.

 

El preservativo: un gran aliado

Uno de los métodos más efectivos para prevenir infecciones de transmisión sexual es el uso del preservativo. Éste consiste en una fina funda de látex que se coloca sobre el pene o en el interior de la vagina de la mujer, en caso de ser un preservativo femenino y evita por tanto, el contacto con las paredes de la vagina o con el semen masculino.

 

Los preservativos femeninos, al igual que los masculinos son de un sólo uso. Sin embargo, éstos constan de dos anillas. Una de ellas es la que se introduce en la vagina de la mujer y la otra, queda en la parte externa recubriendo así toda la zona de riesgo de contraer enfermedades venéreas.

 

En caso de realizar sexo anal, también podemos utilizar el preservativo para prevenir infecciones de transmisión sexual. Éstos son más gruesos que los convencionales, ya que las paredes del ano ofrecen una mayor resistencia, con lo que pueden romperse, evitando así su eficacia.

 

Prevenir infecciones

El condón, tanto masculino como femenino evita la transmisión de enfermedades cuyo método de infección sea a través de fluidos corporales como el flujo vaginal o el semen. Se incluyen por tanto, patologías como sífilis, gonorrea, infección por clamidia, tricomoniasis y VIH.

 

Sin embargo, el VIH puede también puede transmitirse por entrar en contacto con sangre de la persona infectada, por compartir por ejemplo, cepillos de dientes o jeringuillas. En cambio, el preservativo no ayuda a prevenir infecciones causadas por el virus del papiloma humano, verrugas genitales o epizoonosis.