Cómo prevenir los calambres al hacer ejercicio

Los calambres musculares pueden aparecer súbitamente durante cualquier práctica deportiva por eso es importante realizar diversos ejercicios para evitarlos antes de cada esfuerzo muscular intenso.

La práctica de deporte es fundamental para llevar una vida sana, estar en forma y ralentizar los síntomas de envejecimiento, y junto con una alimentación equilibrada nos ayuda a aumentar nuestro bienestar general. Sin embargo hay que prepararse bien cada vez que se va a realizar un ejercicio físico ya que un sobre-esfuerzo muscular podría conllevar calambres o lesiones que nos aparten temporal o definitivamente de la vida deportiva.

Estirar

Antes de realizar cualquier tipo de ejercicio deportivo es imprescindible estirar bien los músculos para evitar la aparición de calambres u otras lesiones musculares. Dependiendo del deporte que se va a realizar se deberá incidir en una parte muscular u otra, pero por lo general es recomendable estirar los principales grupos musculares con el fin de volverlos más resistentes y flexibles, de abajo a arriba para lograr una mayor armonización muscular y articular.

 

 

El primer grupo muscular a estirar son las piernas, realizando ejercicios de estiramientos suaves pero intensos, tratando de llegar al máximo punto de flexibilidad de cada parte de las piernas para evitar futuros calambres. Posteriormente se deben estirar los brazos, la espalda y también es recomendable realizar ejercicios de cuello para evitar las molestas contracturas en la zona cervical.

 

Calentar

Además de estirar los grupos musculares también es imprescindible calentar antes de cada ejercicio deportivo para evitar calambres, torceduras o lesiones más graves. Al calentar se preparan los músculos para la realización de un ejercicio intenso, evitando los impactos negativos sobre los músculos y las articulaciones. Realizar pequeñas carreras suaves cambiando de ritmo, levantando rodillas y talones es un ejercicio de calentamiento básico muy recomendado.

 

 

También es fundamental calentar las otras partes del cuerpo, ya que los calambres pueden surgir en cualquier zona o grupo muscular. Muchos deportistas amateurs y profesionales realizan movimientos semi-aeróbicos de la zona superior, moviendo los brazos y tronco abdominal de forma que los músculos se vayan desentumeciendo, acostumbrado y preparando para un gran esfuerzo como es el deporte.