Cómo proteger nuestra tarjeta de crédito ante posibles robos

El fraude a través de la tarjeta de crédito es uno de los delitos más habituales, especialmente en aquellos casos en los que la utilizamos para pagar nuestras compras online.

Cada vez es más frecuente que aparezcan nuevas formas de estafa a través de la tarjeta de crédito, de manera que ya no solo corremos riesgo cuando nos la roban o la perdemos. Hoy en día, averiguando el número de la tarjeta y su fecha de caducidad, los malhechores ya tienen suficiente información para poder sustraernos dinero de nuestra cuenta.

Medidas básicas de seguridad

Todas las tarjetas llevan asociadas un número PIN de seguridad para nuestra identificación personal. Cuando nos entreguen la tarjeta de crédito en nuestra sucursal es conveniente cambiar dicha contraseña en un cajero automático, evitando poner la fecha de cumpleaños, la matrícula de nuestro vehículo u otras claves fáciles de identificar. En vez de estas opciones, debemos utilizar una cifra sencilla de recordar y, así, prescindir de anotar el PIN junto a la tarjeta de crédito. Además, debemos llevar encima solo aquellas que usemos habitualmente, tenerlas siempre bien localizadas y guardarlas en un lugar seguro.

 

También es conveniente tener una copia en casa de toda la información relacionada con nuestras tarjetas, como su número, la fecha de vencimiento y los teléfonos de contacto de la entidad bancaria, para que, en caso de que tengamos que denunciar su pérdida o robo, podamos evitar cualquier cargo en nuestra cuenta lo antes posible.

Los fraudes por Internet

Está muy de moda un tipo de timo conocido como “Pishing”, que consiste en enviar a nuestro correo electrónico falsos mensajes, procedentes de alguna institución financiera, en los que nos solicitan que ingresemos en su sitio web para introducir los datos de nuestra tarjeta de crédito o nuestro número de cuenta y contraseña para actualizar sus sistemas.

 

Si se recibe algún e-mail con estas características, nunca debemos responder, ya que ningún banco pide a sus clientes información confidencial a través de correos electrónicos. En caso de duda, lo mejor es ponerse en contacto por teléfono con nuestra sucursal bancaria y comprobar, así, la veracidad de la información recibida.