Cómo quitar las manchas de óxido de la ropa

Para quitar las manchas de óxido hay que frotar la prenda con una mezcla de jugo de limón con sal y se lava normalmente. El bicarbonato de sodio también es un remedio muy efectivo.

Una de las cosas que más preocupan a todos aquellos que trabajan con metales es poder quitar las manchas de óxido. Para lograrlo, se puede mezclar el zumo de limón o lima con una cucharadita de bicarbonato de sodio o sal. Luego hay que frotar la mancha con esta mezcla y se dejándola un par de horas al sol; a continuación, se enjuaga la prenda y si no sale completamente se repite el mismo procedimiento hasta que se obtenga el efecto esperado.

Trucos para eliminar el molesto óxido
Existen varias maneras de quitar las manchas de óxido de la ropa, una de las más efectivas es con el vinagre. Para hacerlo, se toma este elemento y se coloca directamente sobre la mancha sin frotarla. En este punto se procede a dejar la tela al sol hasta que se visualice que la solución está haciendo efecto, luego se enjuaga y se vuelve a repetir la aplicación para eliminar totalmente cualquier muestra que hubiera quedado en el primer intento.

 

Otra solución muy efectiva para quitar las manchas de óxido es disolviendo 20 gramos de bifluoruro de amonio en 80 centímetros cúbicos de agua (en caso de necesitar mayor cantidad mantener la proporción de uno por cuatro). En este caso se deben tener todos los cuidados necesarios para manipular productos químicos utilizando guantes y tapabocas como mínimo. Al manipular esta clase de productos hay que tener especial cuidado con los ojos, así que se recomienda el uso de lentes industriales si es posible.

Recomendaciones adicionales
Un producto que también funciona bastante bien es el ácido oxálico que se vende en muchas tiendas y que es excelente para quitar las manchas de óxido. En este caso se disuelven dos cucharadas de este elemento en una tasa de agua hirviendo, revolver muy bien y poner la mezcla directamente sobre la mancha. En este punto a los cinco minutos se comienzan a ver los resultados.

 

Rápidamente la mancha empezará a desaparecer, si esta aún se resiste en salir se puede ayudar cepillándola después de haber aplicado la mezcla de agua con el ácido. Finalmente, el ácido muriático puede ser usado con mucho cuidado, dejándolo en la prenda alrededor de 30 segundos y luego se lava con abundante agua usando guantes. Luego se lleva a la lavadora sin detergente en la opción enjuague y la ropa saldrá sin ninguna muestra de óxido.