Cómo realizar el mantenimiento de la batería de un coche

La batería de un vehículo cumple una función vital para su funcionamiento, por ello es importante hacerle un adecuado mantenimiento por lo menos una vez al año.

Ya sea de tipo sellada o sin sellar, realizarle el mantenimiento a la batería de un coche es una tarea rápida y sencilla. Esta manutención se debe hacer por lo menos una vez al año, sobre todo considerando que tienen una vida promedio de cuatro o cinco años.

El mantenimiento para las de tipo selladas

En la actualidad la batería de coches más utilizada es la que viene sellada. Lo primero que se debe hacer para darle un correcto mantenimiento es desconectar y limpiar los cables. Para limpiar adecuadamente estos cables se puede utilizar un cepillo de alambre y un líquido compuesto de bicarbonato de potasio y agua.

 

El siguiente paso será limpiar y lubricar los conectores utilizando grasa o vaselina industrial. Esta parte es muy importante de realizar, ya que de esta manera se evitará que se presenten valores de resistencia y sobre todo futuras corrosiones.

 

Por último se deberán revisar las sujeciones ya que es importante que la batería no se mueva y esté bien anclada. Asimismo, para evitar fallas en el motor, se recomienda realizar revisiones periódicas al funcionamiento general del sistema eléctrico del coche.

Consideraciones para las de tipo no selladas

La batería de tipo no sellada son las que tienen pequeños agujeros con tapones en su parte superior. Para darle un correcto mantenimiento y garantizar su adecuado funcionamiento se deberán realizar los mismos pasos que con las baterías selladas.

 

Además, también se tendrá que chequear el nivel del electrolito. Para ello se deberán retirar los tapones y verificar que el nivel de agua llegue a la marca de referencia. De no ser así, se tendrá que añadir agua destilada para compensar la pérdida.

 

Otro detalle a tener en cuenta para ambos tipos de baterías es el de evitar que se descarguen totalmente. En ese sentido, es recomendable no tener encendido el vehículo durante mucho tiempo y estar siempre atentos a no dejar las luces prendidas cuando se parquee el coche.