Cómo reciclar el aceite usado

Reciclar aceite es una gran decisión para contribuir con el medio ambiente, contando con algunos materiales que suelen utilizarse en casa se puede llevar a cabo de la manera más fácil

Debido al abuso de la utilización de los recursos naturales que se está dando en la actualidad, el reciclado cada vez está tomando más importancia. Una buena manera de contribuir al retraso de este fenómeno es reciclar aceite. A menudo se suele tirar al fregadero, sin conocer los daños que puede ocasionar.

La importancia del reciclaje

El cambio climático y el abuso en del consumo de los recursos naturales han hecho que la sociedad tome conciencia, siendo cada vez más quienes se apuntan al reciclado y aportan su granito de arena en este sentido.

 

El aceite es uno de los elementos que utiliza el hombre en su vida diaria y que puede acarrear un daño irreparable en la naturaleza. Cuando el aceite usado no se recicla suele ir a parar al fregadero o al retrete. Muchas personas optan por tirarlo a la basura orgánica, pero realmente tampoco sería la solución adecuada, ya que para este fin existen unos contenedores exclusivos para su recogida.

 

Cuando una persona decide no reciclar aceite lo más habitual es echarlo en el fregadero directamente de la sartén. El problema que conlleva este acto es que el aceite no se disuelve con el agua, lo que contribuye a la contaminación de mares y ríos que luego reciben los desechos humanos, afectando a la flora y la fauna marina. El impacto en la naturaleza es brutal y las consecuencias difíciles de recomponer.

Qué hacer para reciclar aceite de la manera más fácil

En el momento en que se haya usado el aceite de la sartén lo mejor es dejarlo enfriar un poco, ya que manipularlo cuando se encuentra a temperaturas elevadas puede ser peligroso. Se debería tener a mano una botella de plástico bien de agua o refresco que servirá de envase para llevar a cabo el reciclado.

 

Un embudo facilitará el llenado de la botella, es aconsejable que solo se utilice para reciclar aceite, ya que usarlo para otros alimentos no resultaría higiénico. Esta botella se iría llenando y una vez terminada se cierra bien y se lleva al contenedor de aceites usados.

 

Este será transportado a los puntos de reciclado donde volverán a reutilizarlos convenientemente. Si no se tiene uno cerca de casa se puede acudir a los puntos limpios de cada ciudad. Reciclar aceite es una buena manera de contribuir con el medio ambiente, ayudando a su mantenimiento y conservando el planeta.