Cómo recortar el gasto cuando sube el precio de la luz

En tiempos de crisis y de paro las familias buscan cómo recortar el gasto y la factura de la luz, que podrá conseguirse implementando hábitos de uso responsables y utilizando electrodomésticos de bajo consumo.

Es común que todos los años suban las facturas, entre ellas la de la luz, siendo la electricidad, actualmente, un bien de primera necesidad debido a la gran cantidad de aparatos eléctricos que se usan a lo largo de un día en un hogar o en una empresa, por lo que recortar el gasto en la factura de la luz es primordial.

Consejos básicos

Evidentemente, apagando luces y cambiando las bombillas normales por las de bajo consumo se consigue recortar el gasto en la factura. Esto que parece tan sencillo, requerirá al principio de mucha atención y cambiar los hábitos, por ejemplo, al salir de una habitación, hay que apagar la luz siempre y no dejar aparatos enchufados sin funcionar.

 

Durante el día se tiene que aprovechar al máximo la luz solar abriendo las persianas e incluso haciendo una nueva recolocación de muebles, por ejemplo, acercando a las ventanas las mesas de trabajo de tal forma que solo se enciendan las luces necesarias. Los aparatos en modo "stand by" con algún indicador luminoso encendido, consumen electricidad, así que, mejor desenchufarlos totalmente de la red eléctrica.

Manejo de electrodomésticos

Cambiar los electrodomésticos por otros de bajo consumo, es una pequeña inversión que se rentabilizará pronto al notar cómo se consigue recortar el gasto en la factura de la luz, renovando el frigorífico, horno, lavadora y lavavajillas para bajar el consumo y contribuir al cuidado de nuestro planeta.

 

Tanto el lavavajillas, como la lavadora o la secadora se deben usar con sus cargas máximas y a temperaturas moderadas y, si hace buen tiempo, aprovechar la luz del sol para secar la ropa y no encender la secadora, que es uno de los electrodomésticos que mas consumen.

 

No dejar la puerta del frigorífico abierta, usar el aire acondicionado y la calefacción a temperaturas moderadas y cuando sea realmente necesario, construir con materiales aislantes para mantener la temperatura en el interior del hogar son algunos consejos a seguir, y, por supuesto, el uso de otras energías renovables como la solar y la eólica.