Cómo saber si un coche es de tracción trasera o delantera

Averiguar si un coche es de tracción delantera o de tracción trasera puede ser intuido por una serie de parámetros de prestaciones y características, que son importantes conocer.

De las dos formas existentes de tracción, la tracción trasera y la tracción delantera, se pueden deducir, de forma global, algunas de las prestaciones y las características de los coches. Sin embargo, para deducir a rasgos generales algunas de estas variables sería necesario descifrar si el coche a analizar es de tracción delantera o trasera. Los puntos que nos lo indicarán serán simples, pero se pueden analizar tanto en movimiento como si el coche esta quieto. 

Coches de tracción trasera en movimiento

Para descifrar cuál es la tracción que lo impulsa cuando el coche está en movimiento hay que analizar, ante todo, sus rodados. Por lo general, si el coche posee un rodado mayor (ruedas más grandes) en su parte trasera que en la parte delantera, seguro se tratará de un coche de tracción trasera.

 

Ejemplos claros de estos vehículos son el Lamborghini Diablo, el Porsche 911 o el Ferrari f430, entre otros. Coches de estas características poseen una potencia excepcional, un sonido agudo en altos regímenes de revoluciones y alcanzan velocidades de hasta 320 km/h. Por ser coches de alta gama y alcanzar velocidades nada comunes, tendrán también un diseño aerodinámico especial y es probable que posean alerones en su parte trasera para facilitar el grip y la transmisión de potencia al piso.

 

Por el contrario, si el coche es un coche común y corriente, como el Fiat Tipo y el Peugeot 207, aunque posean un diseño aerodinámico y moderno, se sabrá que son de tracción delantera por sus rodados. Sin embargo, lo más común es que su tracción sea delantera porque la mayoría de los coches de baja gama lo son, pero hay excepciones, como el Ford Falcon, que es un modelo antiguo y trae tracción trasera.

Coches de tracción trasera en reposo

Para saber si el coche es de tracción trasera o tracción delantera cuando no está en movimiento se puede recurrir al truco más fácil y sencillo: observar bajo el chasis. El vehículo de tracción trasera poseerá, aunque muy disimulado en coches de alta gama, un único semieje que lo atravesará de punta a punta en caso de poseer el motor en su parte delantera; por lo que sabremos que es de tracción trasera. Aunque algunos coches, como el Fiat 600, son de tracción trasera y poseen el motor atrás, por lo que no existirá este semieje.

 

Otra opción altamente efectiva de saber si el coche es de tracción trasera o de tracción delantera será observar los neumáticos delanteros. Si estos están más deteriorados que los traseros, será obvia la conclusión: el coche es de tracción delantera. Si esto no es posible por tener neumáticos nuevos, se utiliza el truco de mirar por el costado de la rueda delantera: si allí se observa un tubo que llega hasta la rueda y viene del motor, será entonces de tracción delantera.

 

Sin embargo, los únicos vehículos que de verdad pueden confundir son los utilitarios de carga (como la Ford Ranger), que poseen semiejes en ambos extremos, por ser de tracción trasera y de tracción delantera, a gusto de quien los conduce.