Cómo salir de arenas movedizas

Si no se ha podido evitar caer en unas arenas movedizas, es imprescindible seguir unas pautas para salir cuanto antes de ellas, pues es posible hacerlo.

Las arenas movedizas están formadas por arena o arcilla sobresaturada de agua que hay que intentar evitar de cualquier manera, pero si aún así, alguien se encuentra en una zona donde haya sido imposible no pisarlas, no hay por qué temerlas pues es relativametne sencillo salir de ellas simplemente siguiendo unos pasos.

Cómo salir de arenas movedizas

Cuando se va a caminar por lugares donde probablemente se puedan encontrar arenas movedizas, es más que aconsejable ir con un palo lo más largo y fuerte posible, en primer lugar para asegurarse que la tierra por donde se va a pisar es segura y en segundo lugar porque puede ser usado para salir de ellas en un momento dado.

 

Teniendo en cuenta que las arenas movedizas tardan en reaccionar un par de segundos, en caso de pisarlas, la rapidez en fundamental. Retroceder de una manera rápida y suave es lo más coherente, pero si no ha sido posible es imprescindible deshacerse de todo peso que se porte, incluidos los zapatos, ya que el cuerpo es mucho más ligero que las arenas y será imposible hundirse a no ser que se comienza a luchar contra ellas, lo que sería completamente perjudicial, pues las vibraciones hacen que la arena se comporte como líquido y por tanto sería más fácil ahogarse en ellas.

 

Respirar profundamente también ayudará, especialmente porque aparte de calmar, con los pulmones llenos de aire, es muy poco probable que nadie se ahogue.

Consejos para pasear por zonas con arenas movedizas

Normalmente las arenas movedizas se encuentran en zonas de interior cerca de lagos, pantanos o ríos. Si se tiene previsto dar una caminata por alguna de estas zonas, lo mejor y más recomendable es hacerlo acompañado y llevar una gruesa cuerda para atarse con el compañero, así en caso que uno caiga en las arenas, la otra persona puede ayudar a salir de ellas.

 

Pero si no se ha podido evitar caerse en ellas, lo primordial será sacar las piernas de las arenas. Para ello hay que moverlas haciendo círculos para ayudar a que el agua circule alrededor de la arena o flotar sobre la propia espalda para ir sacando las piernas lentamente.