Cómo se define el tercer mundo

El término Tercer Mundo fue acuñado por el economista francés Alfred Sauvy en 1952 para determinar a los países que no pertenecían a ninguno de los bloques en los que estaba dividido el mundo en plena Guerra Fría. Sin embargo, el concepto se sigue utilizando hoy en día con nuevas connotaciones.

A pesar de que se trata de un término ya superado para muchos estudiosos, el concepto Tercer Mundo sigue muy vigente en la actualidad para referirse precisamente al conjunto de países periféricos subdesarrollados o en "vías de desarrollo".  Surgido como bloque a raíz de la descolonización, paradójicamente, son los países del Tercer Mundo los principales proveedores de materias primas de los países desarrollados que hacen posible el crecimiento y mantenimiento de su modelo productivo. Esta problemática es la que ha dado lugar, entre otras visiones, al desarrollo de la Teoría de la Dependencia; al planteamiento del economista Joseph Schumpeter sobre la expansión del modelo de empresas monopólicas; o, más recientemente, a la Teoría del Decrecimiento.

Introducción a las causas de la pobreza
Podríamos clasificar los países del Tercer Mundo en tres grupos geográficos: Centro y Sudamérica, Africa tanto del norte como subsahariana, y Asia. Dentro de las zonas ya mencionadas, países como China, India y Brasil han dejado de ser considerados como pertenecientes al tercer mundo. Debido a su situación geográfica, casi todos en el Hemisferio Sur del planeta, se habla en la actualidad de la dualidad Norte-Sur, formando parte del Norte los países considerados desarrollados. Con el paso de los años, los países se han ido clasificando en órdenes, como los países del primer mundo (básicamente formado por países de la OTAN). Los países del segundo mundo que son los que, estando en igualdad de desarrollo, no comparten las mismas ideologías políticas. Los países del tercer mundo son los que registran un bajo nivel de desarrollo humano y económico, y los del cuarto mundo son aquellos cuya población, aún viviendo en países del primer mundo, se encuentran en riesgo de exclusión social.

 

Las causas de las desigualdades internacionales son múltiples y complejas. Sin embargo, en un esfuerzo por intentar abarcarlas, podrían clasificarse como causas de origen geográfico, histórico, político y económicas. Los factores sociales, la superpoblación, las políticas económicas duales y el modelo de globalización imperante también deben ser muy tenidos en cuenta a la hora de intentar conocer la compleja realidad del Tercer Mundo.

Alternativas para salir del subdesarrollo
La idea fundamental es aumentar los recursos para lograr una economía sostenible y poder contar con la soberanía suficiente como para poder llevar a cabo una buena gestión de los recursos naturales del país. Para que esto sea posible, es necesario que los países desarrollados cancelen la deuda externa que tiene el Tercer Mundo con ellos, y que es el principal cáncer de la economía de estos países. Esto es debido principalmente a las devoluciones de las ayudas que los países desarrollados exigen a los países empobrecidos con un alto interés. Por otro lado, teorías más recientes como la del Decrecimiento, consideran que, dado que existen unos recursos limitados a nivel global, es necesario que los países desarrollados inicien un "decrecimiento" que permita que los países empobrecidos puedan alcanzar unos estándares mínimos de bienestar sin que eso perjudique a la sostenibilidad del planeta.