Cómo sobrevivir a la vida nocturna universitaria

La mejor forma de sobrevivir a la vida nocturna universitaria es cumplir con las obligaciones y los estudios sin dejar de divertirse.

La época universitaria es un momento de cambios y de aprendizaje para cualquier joven. De la manera en la que aproveche esos años, se prepare para el futuro y se desenvuelva socialmente dependerá gran parte de su vida adulta. Es posible tener una vida nocturna plena y a la vez cumplir con las obligaciones académicas.

Consejos para salir de fiesta
Antes de salir de fiesta hay que preparar la noche con antelación. Lo primero es hacerse un pequeño presupuesto para la vida nocturna antes de salir. Se deben calcular los gastos en copas, en la entrada de la discoteca, calcular el dinero que se utilizará para el transporte (taxi, metro o autobús) y llevar la tarjeta de crédito para casos excepcionales, nada más. El problema de llevar más dinero del necesario es que durante la noche es más difícil contener el gasto.

 

También es importante cenar bien antes de salir. Con el estómago lleno el alcohol será menos perjudicial porque se absorberá más lentamente. Además en las discotecas no disponen de servicio de comida, por lo que una vez dentro es imposible comer ni cenar nada. Beber con el estómago vacío es malo para el estómago y además puede provocar un colapso físico en caso de una gran ingesta de alcohol.

Consejos para el resto de los días
Para que la vida nocturna no afecte negativamente al conjunto de la vida de un joven es importante que exista un orden y una rutina. Crear horarios para el estudio, el deporte y la vida nocturna ayudará a sobrellevar todas las actividades de manera satisfactoria. Salir con los compañeros de clase y amigos es fundamental para la socialización del estudiante y no debe afectar negativamente en su carrera académica. Además, se pueden alternar los días de salir de noche con los amigos y los días de hacer planes más tranquilos como ir a una exposición, al cine, una excursión al campo o a algún parque de la ciudad.

 

Apuntarse a algún deporte de equipo u a otras actividades al aire libre es un buen plan para introducir en la rutina semanal del joven. El deporte es fundamental para el desarrollo físico y psicológico en esa etapa de la vida, y servirá para evitar que los tiempos libres y de ocio de los jóvenes sean exclusivamente para salir de noche y beber. La mejor forma de sobrevivir a la vida nocturna universitaria es cumplir con las obligaciones universitarias sin dejar de divertirse.