Cómo superar el miedo a conducir en una semana

Es posible elaborar un plan de ejercitación semanal que permita superar el miedo a conducir de forma lenta y segura.

Conducir un vehículo es una práctica que requiere de habilidad personal y seguridad para conducirse en ambientes de todo tipo ya que en todo momento se debe poder controlar el automóvil a fin de evitar accidentes o sustos. Muchas veces la vorágine de la ciudad causa temor a los conductores por lo que es importante poder superar el miedo a conducir lo más rápidamente posible.

El miedo a conducir

El miedo a conducir puede provenir de una situación traumática puntual y concreta vivida por la persona o por una inseguridad personal que lleva al individuo a no tener confianza en sus habilidades para conducirse en la vía pública.

 

Superar el miedo a conducir debe ser un proceso que se inicie lo antes posible, de lo contrario cuanto más se deje crecer este temor mayor dificultad habrá para superarlo en el futuro, ya que el individuo tenderá a incorporar esa limitación a sí mismo.

Estrategias para superar el miedo en una semana

La palabra miedo se refiere a una perturbación angustiosa del ánimo por un riesgo o daño, ya sea real o imaginario. Lo primero que se debe hacer para superar el miedo a conducir es identificar la causa del temor y analizar racionalmente el nudo del conflicto para determinar si el miedo parte de una situación real o subjetiva. En caso que se debiera a un error personal, es importante tomar las precauciones necesarias para que esto no se vuelva a repetir.

 

Luego de haber resuelto la causa de este temor internamente, se recomienda volver a subirse al vehículo para dejar de verlo como motivo de afectación y volver a familiarizarse con esa práctica. Poco a poco se comenzarán a realizar breves salidas por lugares conocidos que generen confianza, ya que recuperar la seguridad es fundamental para superar el miedo a conducir. En estos trayectos se sugiere ir acompañado por alguna persona de carácter tranquila que proporcione un ambiente de armonía y pueda aconsejar o tranquilizar al conductor si se diera alguna situación tensa.

 

Es muy importante que la persona con miedo salga y regrese conduciendo el automóvil por sus propios medios ya que si a mitad de camino se viera superado por la situación, esto aumentaría su inseguridad provocando un efecto negativo en el proceso de superar el miedo a conducir.

 

Cada día se irán agregando más desafíos al circuito de ejercitación hasta que la persona se vuelva a habituar a conducir y el pensamiento que le generaba temor desaparezca a lo largo de la semana, pudiendo encontrar el equilibrio adecuado entre atención y tranquilidad.