Cómo superar el miedo a galopar a caballo

Montar a caballo es algo muy entretenido y apasionante, pero a mucha gente le da pánico. A continuación le daremos unas cuántas pautas para saber cómo superar el miedo a galopar a caballo

¡Los caballos, esos animales tan nobles y majestuosos! Cuándo en las películas vemos a los protagonistas montados sobre ellos, parece que les gusta, parece algo apasionante. Y en efecto, lo es, salvo si a usted le da miedo a galopar a caballo. Pero ese miedo es superable, para ello debe:

Montar un caballo de confianza
De confianza significa que usted esté familiarizado con el caballo, y el caballo con usted. Esto se logra teniendo contactos previos con el animal: darle de comer, cepillarle, acariciarle. Usted sabrá que es de confianza si el caballo se acerca a usted cuando le divisa desde lejos.

Empezar suavemente
Primero monte sobre el caballo, sin hacer nada más. Cuándo logre relajarse y permanecer encima del caballo sin caerse, podrá avanzar hacia el siguiente paso, el cual consiste en montar a caballo y dar una vuelta con él no al galope, sino al trote.

En palabras claras, el trote es que el caballo camine con nosotros encima, mientras que el galope significa que el caballo corre. Antes de intentar montar sobre un caballo y atrevernos a hacerlo correr con nosotros subidos a su lomo, es más sencillo lograr no sufrir un ataque de pánico cuando el caballo comience a andar con nosotros subidos sobre él.

En definitiva, es recomendable y positivo dominar sin temor el trotar a caballo antes de galopar a caballo con la melena al viento.

Llevar puestos equipos de protección adecuados
El casco nos evitará lesiones en la cabeza si nos caemos, por ejemplo. No es raro caerse del caballo cuando se tiene poca experiencia en ello o cuando se monta con miedo. Si se va protegido, el caerse no supone graves daños y será mas sencillo perder el miedo a galopar a caballo. Por el contrario, si nos caemos con fatales consecuencias, se hará practicamente imposible perder el miedo a galopar a caballo.