Cómo superar la modorra después de comer

Vencer la modorra que provocan algunas comidas y mantener el ritmo de vida acorde a las exigencias de la rutina diaria, es posible cuidando la alimentación y evitando, si se puede, la gratificante siesta.

La sensación de modorra después de comer es una reacción que se produce especialmente tras las comidas pesadas, el calor o el cansancio. A menudo se hace difícil levantarse de la mesa después de comer, haciendo así que las sobremesas se alarguen y que las digestiones sean más lentas. Pero hay algunos trucos para superar esa modorra y favorecer el proceso digestivo.

Controlar los alimentos

  • Tras la ingestión de alimentos especialmente aquellos muy ricos en proteínas, el estómago debe producir muchos ácidos para hacer la digestión. La acidez de estómago provoca acidez en la sangre que debe ser neutralizada con mediante las reservas alcalinas del cuerpo, los minerales. Al utilizar más minerales de lo normal, el cuerpo se siente cansado y se produce la sensación de modorra.
  • Las comidas pesadas, abundantes y altas en calorías hacen que el organismo tenga que trabajar más para hacer la digestión por lo que se produce una sensación de abotargamiento y pesadez fruto de una digestión lenta. Con una dieta sana y equilibrada, el organismo trabajará de forma regular y digerirá los alimentos mas rápidamente.
  • Por otro lado, es conveniente controlar la cantidad que se ingiere, terminando la comida con satisfacción pero sin excesos. Incluso, es recomendable, antes de comer, tomar un vaso de agua e incluso comer una pieza de fruta, para que el organismo empiece a funcionar y esté preparado para la ingestión posterior de alimentos. 

Actividad

  • Después de comer, conviene realizar algún tipo de actividad para ayudar al organismo a hacer la digestión más rápidamente y evitar el sopor posterior de las comidas. Simplemente con recoger la mesa, o lavar los platos en lugar de dejar las tareas para más tarde, el cuerpo se mantiene activo.
  • Otras opciones pueden ser las tareas domésticas pendientes, dar un ligero paseo o sacar al perro a pasear. Las opciones son muy amplias, sólo se trata de mantener el organismo activo durante la digestión para evitar tanto la pesadez de estómago como la modorra.

Cuidar el estilo de vida

  • Mantener un horario regular de comidas, evitar poner la televisión mientras se come y por supuesto, una dieta sana y equilibrada mantendrá el correcto funcionamiento del aparato digestivo por lo que tendremos una digestión rápida.
  • Y si se quiere disfrutar de una siesta, ésta no debe exceder los veinte minutos y nunca hacerla nada más comer ya que ralentizaría el proceso digestivo. Es recomendable dejar pasar al menos una hora después de las comidas antes de volver a sentarse para dar tiempo suficiente al estómago para digerir los alimentos.