Cómo superar los temores de hipocondríaco

Convencer a un hipocondríaco de la falsedad de sus síntomas no es tarea fácil y, más aún, si la hipocondría se generó a partir de un cuadro de ansiedad.

La hipocondría es un fenómeno psicogenético que lleva al paciente a crear y sentir enfermedades imaginarias. Se cree que esta enfermedad deriva de algún suceso emocional fuerte que haya experimentado el hipocondríaco, al grado de crear reacciones postraumáticas y cuadros de ansiedad por el temor de sufrir o morir, o bien, de una exagerada sobre protección en la niñez.

La falsedad del hipocondríaco

  • Convencer al hipocondríaco de la falsedad de sus enfermedades no es tarea sencilla, ya que es tanto su miedo a enfermar que psicológicamente su cuerpo reacciona ante las circunstancias. Cualquier sensación en su cuerpo será motivo para generar ansiedad y pensar que ha contraído una enfermedad incurable.
  • El hipocondríaco, en realidad, sufre los síntomas que genera su mente y busca insaciablemente un diagnóstico médico que lo convenza de lo contrario. La mente del hipocondríaco está ya programada a base de repetición, a generar pensamientos negativos hacia todo lo que lo rodea. Vive en un estado constante de paranoia somática.
  • Relajar la mente será el primer paso. Aunque llevará un poco más de tiempo intentar cambiar los pensamientos negativos a positivos, es el método más seguro porque se trata de enfrentar y reconocer la realidad.

Métodos efectivos para superar la hipocondría

  • Reconocer que se tiene una enfermedad psicológica es primordial, seguido de conocer el cuerpo y sus reacciones. Para ello se necesita la ayuda de un guía, pues las primeras reacciones serán de sobresalto y miedo. Una vez que el paciente está convencido de que está en un lugar seguro y en manos de expertos lo demás será más fácil, pues aprenderá a estar seguro de sí mismo y a confiar en el entorno. El yoga y la meditación son las actividades recomendadas para llevar a cabo ésta tarea.
  • Para diagnósticos más severos está el apoyo de los psicoterapeutas que, con ayuda de terapias cognitivo-conductibles y fármacos, el hipocondríaco sale a delante. La recuperación será más rápida si se combinan los dos métodos.
  • En ocasiones, la terapia ocupacional ayuda de mucho. Conviene realizar actividades altruistas y centrar la atención en casos que desarrollen un sentido de colaboración, como, por ejemplo, ayudar en instituciones de niños con síndrome de down, en orfanatos o con mascotas. Esto ayudará al paciente a desviar su atención, a crear otra idea de la realidad y a desarrollar un sentido de abnegación ante el egoísmo de su enfermedad.