Cómo tomar un penalti

Parece una tarea sencilla pero, a la hora de la verdad, todos los que se han encontrado en la situación de tener que tomar un penalti en un partido decisivo saben que no lo es.

Cada vez que vemos por televisión a un jugador de futbol tomar un penalti, nos da la sensación de que es algo muy fácil de hacer. Parece como si el portero tuviera muy pocas posibilidades de pararlo y sólo hubiera que apuntar dentro de la portería para marcar gol. Sin embargo, cuando nos toca a nosotros tomar un penalti en un partido, el tema se complica. Nos damos cuenta de que no es tan fácil colocar el balón en el punto que nosotros queremos y además lanzarlo con la fuerza necesaria para que no lo pare el portero. Por fortuna, con un poco de entrenamiento, podemos mejorar nuestra técnica.

La clave está en la técnica
Aunque la potencia es importante a la hora de tomar un penalti, el secreto está en dominar la técnica. Esto nos proporcionará la precisión necesaria para lanzar el balón al sitio deseado. Siguiendo los siguientes consejos, podrás entrenar y mejorar tus aptitudes como lanzador de penaltis.

Lo primero es golpear el balón de la forma correcta. Para tomar un penalti, hay que hacerlo siempre con el interior del empeine, lo cual nos proporcionará más precisión. También es importante posicionar el pie de apoyo en el punto adecuado, para que nuestro cuerpo no esté demasiado inclinado hacia delante o hacia atrás cuando golpeemos el balón.

A medida que vamos adquiriendo puntería, debemos intentar lanzar los penaltis cada vez con más fuerza. Un disparo potente y bien colocado es imposible de parar por ningún portero, aunque adivine la dirección a la que se dirige el balón.

Otro factor decisivo es el psicológico. Debemos aprender a mantener nervios de acero en los momentos clave y a no dejarnos afectar por la presión del ambiente. En los partidos importantes, el portero, los jugadores del equipo contrario e incluso la afición, intentarán amedrentarnos para que fallemos el penalti.

El penalti de Panenka
Panenka fue un jugador de los años 40 que se hizo famoso por un penalti que lanzó en una ocasión. Lo hizo de la siguiente manera: cuando se aproximó hasta el balón, espero unos instantes hasta que el portero se tirara hacia uno de los lados. Posteriormente, golpeó el balón en forma de vaselina y la pelota entró lentamente por el centro de la portería sin que el portero pudiera reaccionar. Desde entonces, a esta forma de tomar un penalti se le ha asignado el nombre del jugador.