Cómo trabajar bajo presión

El estrés laboral deriva de haber tenido que trabajar bajo presión durante cierto tiempo, lo cual afecta la salud física y psicológica interfiriendo en la vida laboral y social.

Una de las bases para soportar la presión en el trabajo es la toma de decisiones, y la primera debe ser aceptar o no un tipo de presión, saber si se está preparado física y psicológicamente para un puesto en concreto, dejando a un lado por un momento las necesidades económicas y no creer que si se pierde un empleo la persona ya no sirve para trabajar.

Estrés laboral

Algunos de los factores por los que se llega a trabajar bajo presión suelen ser falta de tiempo para realizar el trabajo encargado, el espacio que se utiliza para trabajar no es el adecuado e interfiere en la concentración, competitividad entre los compañeros de trabajo que crea desconfianza y por lo tanto sentimiento de soledad.

 

Sea cual sea el trabajo que desempeña, la persona puede verse obligada a trabajar bajo presión por motivos económicos, por temor a perder el empleo, por la decisión poco objetiva de algún mando que decida que una persona puede hacer el trabajo de dos sin darle la oportunidad de dar su opinión, así como no reconocer el trabajo realizado, con lo que genera un sentimiento de baja autoestima.

Superar la presión

Trabajar bajo presión implica tener control sobre las emociones y la mente para tomar decisiones rápidas y coherentes. Se debe decidir cuánto tiempo se va a dedicar a cada tarea, dejando lo más fácil para el final y dominar la frustración ante objetivos no cumplidos, no siempre todas las situaciones dependen de una sola persona. Se recomienda un pequeño descanso cada dos horas, aclarar ideas, decidir prioridades ocupándose de sí mismo.

 

Al trabajar bajo presión la persona debe conocer sus limitaciones y elegir objetivos que pueda cumplir, pues aumentará su frustración en caso de no conseguirlos, con lo que deberá crear una estrategia para cada logro que desee. Cuando termina la jornada laboral se debe descansar, dedicando un tiempo al ocio y a dormir adecuadamente.