Cómo trabajar el vínculo con nuestro perro

Trabajar el vínculo con nuestro perro puede ser un proceso tan similar como hacerlo con otro ser humano, donde el respeto y el cariño son los aspectos más importantes.

Si hay un ser fiel, sincero, trasparente, leal, amoroso y desinteresado ese es el perro. Para poder trabajar el vínculo con nuestro perro es esencial establecer una jerarquía en la cual él sea consciente de que está en una posición inferior a la de sus dueños, como ocurriría con sus superiores en la manada. Además, la relación entre el hombre y el perro es muy rica y necesita de fundamentos que eviten conflictos en la conducta del animal, para esto se debe entender las motivaciones y organización de una manada.

Conocimientos para entablar la mejor relación
Es muy importante comprender que antes de su domesticación, el perro pertenecía a manadas salvajes que tenían rangos jerárquicos dentro del lugar de convivencia, es decir, están los que mandan y los que son dominados. El perro necesita seguir el anterior modelo. Desde que el perro es un cachorro es muy observador, razón por la cual ellos tienden a imitar lo que perciben para lograr adaptarse completamente a su entorno.

 

Una parte principal de este proceso es el juego, ya que ahí se establecen las señales de comunicación con su tutor y además es la mejor forma que encuentran para canalizar toda su energía. Trabajar el vínculo con nuestro perro significa compartir tiempo con él, amarlo de corazón y respetarlo para que él también lo haga con su dueño. Es importante observar constantemente al perro para conocerlo mejor y ver cómo reacciona cuando se encuentre feliz, enojado, inquieto o enfermo; recuerde que los perros también tienen su propia personalidad.

 

Recomendaciones efectivas
Al trabajar el vínculo con nuestro perro, nunca hay que golpearle, bajo ninguna circunstancia , ya que esto sólo logrará que el animal pierda el respeto completamente y simplemente tenga miedo y desconfianza hacia nosotros. Para que ellos entiendan que hacen algo mal sólo hay que enfatizarles firmemente que no lo deben hacer y cuando reaccionen de manera positiva se les da un premio que puede ser una de sus chucherías o su juguete favorito.

Esto además de educarlos generará una conexión muy especial con el dueño que los llevará inclusive a entender con tan sólo una mirada lo que su tutor quiere decirles. Para trabajar el vínculo con nuestro perro es necesario que tengan una disciplina diaria que debe ir reflejada en sus horarios de comida y en los tiempos de paseo, esto último es primordial para que establezcan una buena comunicación con el medio exterior y su dueño.