Cómo tramitar la baja por maternidad antes de dar a luz

Aunque la forma más habitual de tramitar la baja por maternidad es después del parto, es posible realizar esta gestión antes de dar a luz solicitándola cuatro semanas antes de la fecha prevista del parto.

Tramitar la baja por maternidad es fundamental para no perder el derecho de la madre o del padre al subsidio que la Seguridad Social reconoce a toda mujer que trabaje o se encuentre desempleada y siempre que se cumplan una serie de requisitos para poder solicitarla.

Quién tiene derecho a la baja

Para tener derecho a la baja por maternidad, la madre deberá estar afiliada a la Seguridad Social y estar cotizando en el momento de la solicitud. De igual forma, es necesario haber cotizado un mínimo de 180 días durante los siete años anteriores a la petición de la baja. En el caso de que la madre trabaje como autónoma, deberá estar al día en el pago de las cuotas a la Seguridad Social para poder solicitar la baja por maternidad.

Cómo tramitar la baja por maternidad

Es muy común que la madre una vez haya llegado al octavo mes de gestación se encuentre muy incómoda, cansada y con dolores de espalda por el peso del embarazo. Si además a todo esto se le añade la imposibilidad de conciliar el sueño, tener que ir a trabajar puede llegar a ser una tarea muy complicada. Es por eso que muchas futuras madres solicitan a sus médicos de cabecera la baja por enfermedad por el periodo que les queda de gestación.

 

Tras el parto, la clínica u hospital le dará el alta a la madre entregándole un papel donde aparece el motivo del ingreso. Este papel se llevará al médico de cabecera, el cual a su vez nos entregará un “Informe de Maternidad” donde aparece la fecha del nacimiento del bebé y el cual servirá para entregar en la Seguridad Social. Una vez allí, se deberá rellenar un documento oficial para solicitar la baja por maternidad. Según dicta la Ley, la duración de la baja será de 16 semanas, las cuales se pueden ampliar en caso de parto múltiple.