Cómo trasladar el currículum escolar a un plan de aula

La formación de los alumnos para responder a los desafíos de su actual realidad social debe estar contemplada en el currículum escolar a implementar en el aula.

La educación no puede limitarse a instruir sino que hace falta que prepare al niño para ser artífice de su propio desarrollo. Implementar un currículum escolar en el aula es fundamental, así como también lo es que sea lo suficientemente flexible como para permitir que juntos, maestros y alumnos, incorporen la experiencia cotidiana y práctica del aprendizaje.

Currículum programado
El currículum escolar consiste en un plan de estudios y prácticas sistemáticas destinados a que el alumno desarrolle plenamente sus posibilidades. Para que esto sea posible los docentes son los encargados de llevar al aula la propuesta programada e ir evaluando los resultados que se alcanzan.

 

Por encima de los objetivos educativos de una escuela como institución están los que se propone alcanzar todo un país, que en primera instancia aspirarían a llegar con la educación más y mejor al mayor número posible de sus habitantes. En esta dinámica la filosofía de la escuela debe ser lo suficientemente atractiva.

 

A su vez, la escuela está inserta en un mundo en constante cambio socio-cultural, por lo que no puede ceñirse a documentos estáticos sino que se ve obligada en ocasiones a acomodar los contenidos a la problemática real que surge en la convivencia diaria de educadores y educandos. Analizar, adecuar y resolver son las exigencias para avanzar.

 

Currículum implícito
Destinado a colaborar con el conocimiento íntegro de la persona que se educa, el currículum escolar tiene en cuenta el humanismo y las conquistas comunitarias y sociales. La interrelación en el aula del docente con los niños obliga muchas veces a contemplar respuestas no estrictamente explicitadas en un marco de referencia.

 

El alumno no es un recipiente donde va a parar la educación sino que es un ser activo que trae consigo condiciones económicas así como procedencia étnica, de culto, política o la que fuere. En ese sentido el maestro debe estar atento y preparado para acomodar contenidos de acuerdo al contexto y buscar ayuda cuando sea necesario.

 

El proceso implícito en la enseñanza dispone de un currículum escolar aprobado para poner en práctica en el aula, aunque para alcanzar un aprendizaje con calidad de estudio y reflexión muchas veces hace falta acudir a un currículum oculto, latente en la experiencia de sus propios protagonistas. El docente participa y padece con sus alumnos los problemas diarios y es preciso que se solidarice con ello.