Cómo tratar heridas superficiales para que no se infecten

Las heridas superficiales deben estar permanentemente limpias y esterilizadas. Uno de los productos más efectivos es el agua oxigenada junto con el agua y el jabón.

Durante la vida diaria es muy común hacerse heridas superficiales que pueden ser tratadas con diferentes productos. Estas lesiones leves deben estar constantemente siendo lavadas con un jabón antibacterial para evitar una posible infección y para que no lleguen a convertirse en heridas más serias. Además, elementos como el alcohol antiséptico y el yodado son una ayuda adicional para acelerar el proceso de cicatrización y que haya una pronta mejoría.

Pasos a seguir

  • Como primera medida, las heridas superficiales presentan hemorragias leves que pueden ser detenidas solamente con un pedazo pequeño de tela. Una vez que se haya detenido este mínimo flujo de sangre hay que lavar muy bien con agua y jabón las manos y el área afectada. A continuación, se seca y hay que ubicarse en un lugar donde se encuentre la persona cómoda para hacerle la curación. Luego se aplica directamente en la lesión un algodón mojado con un poco de alcohol yodado o agua oxigenada y se procede a colocar un vendaje estéril.
  • Es importante hacer este mismo proceso por un par de días más hasta notar que ha comenzado la cicatrización. En esta etapa lo mas aconsejable es dejar la herida al aire libre sin venda y solamente lavarla con agua y jabón antibacterial hasta que sane completamente. Otros productos que ayudan mucho a la desinfección son el isodine en espuma o el merthiolate anestésico, que además de eliminar las bacterias quita toda la sensación molesta del dolor y ardor en bajas magnitudes.

Recomendaciones para tratar las heridas

  • En el mercado se pueden encontrar ungüentos antibióticos o antisépticos que son ideales para aplicar en las heridas superficiales mientras están en proceso de curación. Lo más importante es no dejar nunca la lesión expuesta al polvo o a la tierra, ya que estas partículas pueden incrustarse y causar la infección de la misma. Generalmente, si esto llega a pasar la herida comenzara a supurar y a tener una apariencia de hinchazón. Además, el dolor se agudiza y en estos casos hay que consultar al médico para que medique de manera apropiada.
  • Finalmente, para ayudar a que las heridas superficiales no se infecten hay que cuidarlas muy bien hasta que su proceso de cicatrización finalice. Para esto, el gel de la baba de caracol es muy efectivo ya que no sólo actúa como un protector ante factores ambientales, sino que también acelera la etapa de curación y le brinda a la piel todo lo que necesita para nutrirse y recuperarse más rápidamente.