Cómo tratar la caspa a través del ayurveda

El ayurveda es un conjunto de remedios naturales que ofrecen soluciones no invasivas para problemas tan cotidianos como tratar la caspa.

La caspa es el causante de esos molestos restos blancos que caen sobre los hombros y arruinan la estética de cualquier traje o vestido. Para ello, las técnicas y tratamientos naturales del ayurveda ofrecen diversas maneras de tratar la caspa sin operaciones o métodos perjudiciales para la salud.

El primer paso para tratar la caspa: detectarla

La caspa es una formación excesiva de restos de piel muerta que se forma en el cuero cabelludo. Entra dentro de lo normal que se desprendan células de la piel, aunque puede ocurrir que esto ocurra en una cantidad anormal y desproporcionada con respecto a lo habitual. Este síntoma suele ir acompañado de irritación y rojez en la piel. Si se detecta este problema, es necesario tratar la caspa para prevenir que derive en síntomas más molestos.

Remedios de ayurveda para tratar la caspa

La ayurveda (literalmente “ciencia de la vida”) es un tipo de medicina alternativa que trata de reconciliar al ser humano con sus verdaderos orígenes, alimentos e hierbas de la naturaleza. Según la ayurveda, el problema de corregir la caspa es que se soluciona el elemento que manifiesta el problema, pero no la fuente interior que lo genera. Es decir, que los problemas físicos que achacan al cuerpo no son más que un reflejo del malestar interno que albergamos.

 

El primer remedio para tratar la caspa se confecciona con semillas de alholva y un mortero. Este producto puede ser adquirido en tiendas de comestibles Indias. En primer lugar, se toman dos cucharadas de las semillas y se dejan en remojo toda la noche. Al día siguiente, se introducen en un mortero y se amasan hasta crear una pasta fina, que debe aplicarse sobre el cabello durante 30 minutos de forma uniforme.

 

Otro elemento que ayuda a tratar la caspa es el neem, ya sea en forma de suplementos alimenticios o mediante aceites, champús y acondicionadores. Todo ello se encuentra disponible en tiendas de medicina natural. Por último, queda hablar del aceite de sésamo caliente. Se aconseja utilizarlo dos o tres veces en semana, masajeando el cabello relajadamente en la ducha.